28 enero 2011

La desaparición de la esencia de las cajas de ahorros (I): Caja Layetana

A raíz de los cambios inminentes en el ámbito de las cajas de ahorros, puede ser interesante repasar un poco la historia de algunas de estas entidades, que sin duda tenían algo de entrañable y hasta familiar cuando se constituyeron. Este carácter se está perdiendo desde hace bastantes años, especialmente desde que comenzaron a salir de sus provincias de origen mediante fusiones y sobre todo desde que fueron sometidas a los intereses de los políticos locales y autonómicos para servir a intereses que nada tienen que ver con su origen y finalidad.

Podría alegarse que hoy en día estos fines fundacionales no se dan en la misma medida que hace cien o ciento cincuenta años, pero es una argumentación más interesada que real. Si bien es cierto que el nivel de vida de todos los ciudadanos ha aumentado considerablemente y que hoy las operaciones bancarias no sólo están generalizadas, sino que son imprescindibles para cualquier gestión de pago o cobro, las cajas de ahorros sí podrían seguir siendo un eficaz factor de equilibrio y competitividad frente a la gran banca ofreciendo condiciones especialmente diseñadas para los ciudadanos de clase media y media-baja, así como para los profesionales autónomos y pequeñas y medianas empresas, todos ellos poco interesantes para la banca comercial.

Como una de las entidades que van a ser absorbidas en breve por Caja de Madrid -aunque Caja de Madrid ya anunció que en principio mantendría la identidad y autonomía de las cajas integradas en ella- quiero presentar a la Caja de Ahorros Layetana (Caixa Laietana), cuyo origen y trayectoria son un buen ejemplo de lo que era y debería seguir siendo la esencia de las cajas de ahorros. En lo sucesivo iré presentando a otras cajas de ahorros para ir repasando la historia de este modelo de entidades financieras y compararlas con las de otros países europeos. Se verá que su conversión en bancos -como parece ser el caso de La Caixa - Caja de Ahorros de Barcelona no sólo no es conveniente, sino que no es necesaria, pues existen otras alternativas para garantizar la cercanía futura al ciudadano y para evitar que las cajas sigan siendo un instrumento de la política de los partidos gobernantes.

Fundada el 8 de febrero de 1863 en Mataró (Barcelona), la Caja Layetana concentró durante siete décadas su operatividad efectiva en su ciudad de origen, hasta que en 1935, con la inauguración de la sucursal de Argentona, inició la expansión por su comarca natural. Paulatinamente echó raíces en poblaciones importantes del litoral y del interior de Cataluña. En 1976 inauguró su primera oficina en Barcelona y en 1988 se asentó en Madrid.

Los orígenes de Caixa Laietana se remontan al 8 de julio de 1859. El proyecto fundacional contaba de antemano con los apoyos necesarios, aunque no pudo conseguir su propósito hasta cuatro años más tarde, tras superar todos los escollos. Los iniciadores del proyecto alcanzaron el anhelado objetivo el 8 de febrero de 1863. Nacía una nueva Caja para “fomentar entre las clases laboriosas los hábitos de economía”.

El liderazgo, la tenacidad y la amplitud de miras del joven liberal Josep García Oliver (1834-1883) fueron providenciales en el empeño. Formado en sus viajes a Inglaterra, tenía conocimientos sólidos de economía y las ideas muy claras. Sobrino de un fabricante de lonas, fue la piedra angular, el impulsor de la fundación de la Caja, cuando aún no había cumplido los treinta años.

Josep García Oliver era fundador y secretario del Ateneo Mataronés. Esta institución, la más importante del s. XIX en la ciudad, acogió en su seno a la Caja de Ahorros en sus primeros años de existencia, hasta que consiguió tener sede propia. Artífice de la Biblioteca Popular (1866), génesis de la Obra Social más antigua de la Caja, fue alcalde de Mataró y diputado en las Cortes, por el Partido Liberal Monárquico, en la época de la restauración borbónica.

En plena Revolución Industrial, Mataró tenía mucho empuje en el orden demográfico y en el terreno productivo y comercial, destacando por las hilaturas de algodón, las fábricas textiles accionadas por vapor y las empresas manufactureras. El llamado Carril de Mataró había inaugurado en 1848 la primera línea férrea española.

La completa integración de la Caja en su zona de actuación conllevó la realización de numerosos proyectos en el ámbito sanitario, cultural, educativo y urbanístico. Destacan las viviendas sociales y los grupos escolares que se requerían para atender las necesidades del movimiento migratorio y el aumento demográfico.

La Obra Social, parte consustancial de Caixa Laietana, ha reafirmado su compromiso permanente con la sociedad, en todos los campos de la cultura, la educación, la salud, la concienciación medioambiental, la cooperación, la solidaridad y la cohesión social, gestionando y planificando los recursos de la obra propia y la obra en colaboración. Dos canales, una sola cosa. La Fundació Caixa Laietana, creada en 1987, gestiona una parte significativa de los recursos destinados a la Obra Social.

Así pues, el servicio propio como institución financiera se ha ido desarrollando paralelamente a la importante labor social, cultural y asistencial. Una proyección externa que perdura en el tiempo, adecuada a las circunstancias de cada etapa histórica. Caixa Laietana ha contribuido al bienestar y desarrollo socioeconómico de las personas, las familias y las empresas, apoyando las necesidades reales y orientando a dicha finalidad el conjunto de operaciones y servicios de su actividad financiera y la inversión productiva.

En enero de 2008, Caixa Laietana inauguró en Mataró su nueva sede corporativa, que dispone de una superficie útil de 32.000 m2 y de todos los avances tecnológicos. Integra los órganos de gobierno y dirección, la plataforma tecnológica y las actividades y procesos de los departamentos centrales, además de las sociedades del Grupo Caixa Laietana. El nuevo edificio, funcional y amplio, triplica el volumen de la antigua sede, transformada ahora en centro cultural.

La sede central está ubicada entre la avenida Lluís Companys y la calle Pablo Iglesias de Mataró, cerca de la Porta Laietana, en la entrada sur de la ciudad. Afirma su personalidad por la transparencia de los elementos constructivos que dejan pasar una luz diáfana. Dispone de una amplia zona de aparcamiento y tiene una comunicación perfecta con los principales ejes viarios. Desde la perspectiva de la calidad de servicio, las nuevas instalaciones destacan por la facilidad que tienen todos los clientes para efectuar sus gestiones en un espacio más amplio, confortable y accesible.

Al cierre del ejercicio de 2009, la entidad contaba con un total de 1.083 empleados y una red física de 256 oficinas, 238 situadas en Cataluña y 26 en la Comunidad de Madrid. En el marco de la actual evolución del sistema financiero, Caixa Laietana garantiza su función económica y social, salvaguarda y proyecta su identidad, e interactúa con los principales actores, mejorando su competitividad y capacidad de servicio, innovando el trabajo en red y ofreciendo depósitos, créditos y servicios financieros especializados, un poder de mercado asociado al grupo líder en el mercado español. 

Origen del nombre de "Layetana"
Los layetanos (laeatani, λαιαιτανοί) eran un pueblo íbero que habitaba en la costa de la provincia de Barcelona, al norte del río Llobregat y hasta el Tordera. Por el interior se extendían por la llanura del Vallés, puede que hasta la actual Manresa, aunque más probablemente esta ciudad era de los lacetanos, salvo que fuesen el mismo pueblo.

Las principales ciudades de su territorio fueron Ailuron o Lauro (la actual Mataró), como ciudad extramuros, que formaría un conjunto con la ciudadela y ceca de Ilturo (Burriac), Baitulon (Baetulo, la actual Badalona, a orillas del río Vaetulo, hoy Besós), Barcinon (Barkeno), Egara (Tarrasa) y Blanda (Blanes, cerca del río Larnum hoy Tordera).[1]

Barcinon fue fundada hacia el siglo VI a. C. (aunque después quizás fue refundada como Barkeno por los cartagineses). Anteriormente existió una ciudad cercana a Montjuïc, que probablemente se llamaba Laie de la que tomaron el nombre.

Como otros pueblos iberos, construían sus poblados sobre cerros y rodeados de murallas; las casas eran rectangulares y de piedra. Vivían de la caza, la pesca y la agricultura y tejían lana y lino. Su cerámica era poco desarrollada y trabajaban el bronce y el hierro. Almacenaban el grano en silos. Sus vinos eran apreciados. Uno de sus alimentos básicos fue un derivado lácteo similar al yogur.

Claudio Ptolomeo menciona también, como situado entre Baitulon y Ailuron, el Lunarion Akrum, el "Promontorio Lunario", probablemente un santuario lunar.

Existen referencias de monedas acuñadas con las leyendas Laiesken,[2] e Ilturo.
Los lacetanos provienen probablemente de los layetanos.
  1. Sanmartí, J. & Santacana, J. ELS IBERS DEL NORD. Rafael Dalmau, Ed., Barcelona, 2005. (ISBN 84-232-0691-2)
  2. Villaronga, L. Les seques ibèriques catalanes: una síntesi, Fonaments, 3, 1982.
Obtenido de "Layetanos"

Mientras la economía se hunde, Pajín financia proyectos ideológicos

El lunes fue es uno de esos días en los que uno se queda patidifuso y boquiabierto ante tanta desfachatez de esta clase política de izquierda progre y corruta que gasta sin ton ni son el dinero que no tiene ni ella ni el estado que regenta, especialmente cuando el contraste con la realidad del país es tan pronunciado. Los titulares hablan por sí solos:

Pajín regala 2,6 millones de euros a sindicatos y grupos feministas afines


La ministra de Seguridá Sociá e Igual Dá
En el presente caso se trata de temas que no dejan duda sobre el destino probable de los fondos y la inutilidad de los proyectos que se supone van a financiar:

Entre otros son: Visibilidad de lesbianas, bisexuales y transexuales; feminismo islámico –valga el oxímoron– en la provincia de Ceuta; economía en femenino; colectivo afrodescendiente;  Plataforma Andaluza de Apoyo al Lobby Europeo de Mujeres; Plataforma de Mujeres Cantantes, Escritoras y Artistas contra la Violencia de Género; prevención de la violencia en parejas de lesbianas, compromiso con la “cultura de la paz” a través de la ideología de género. 

El hecho de militar en grupos dedicados a estas actividades puede suponer poder recibir unos cuantos miles de euros a cuenta de los contribuyentes españoles merced a la generosidad selectiva de Leire Pajín, ministra de Sanidad, Política Social e Igualdad.

Esta semana el Boletín Oficial del Estado publicó la resolución de 16 de diciembre de 2010 que detalla las subvenciones concedidas por el ministerio que encabeza Pajín. Su cuantía total asciende a los 2,6 millones de euros, repartidos entre más de un centenar de colectivos que, en su abrumadora mayoría, acreditan una inequívoca identidad progresista o feminista, cuando no las dos cosas, con tal de merecer segura dádiva. No faltan, entre los agraciados, los sindicatos mayoritarios –UGT y CC OO–, habituales en estas pedreas de dinero público. Así, la Confederación Sindical de Comisiones Obreras percibe 50.943 euros por el siguiente programa presentado: “Realización de la revista Trabajadora. Realización de materiales en lo relativo a la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres. Realización de jornadas para avanzar en la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres”. En cuanto a la Unión General de Trabajadores de España, por una iniciativa denominada “Crisálida. Observatorio de medidas y planes de igualdad en la negociación colectiva”, se embolsará 33.790 euros del ala.

En honor a la verdad hay que decir que, aunque sean las menos, también hay asociaciones de signo no izquierdista entre las subvencionadas, como la Federación Católica Española de Servicios a la Juventud Femenina, si bien es cierto que recibe la modesta cantidad de 3.000 euros frente, por ejemplo, a los 26.398 que recae sobre la Federación Andaluza de Mujeres Gitanas Fakali o los 15.790 con que se bendice a la Asociación de Mujeres Concejalas 79, entregada a tareas de “sensibilización y asesoramiento para potenciar el papel de las mujeres en los ayuntamientos”.

Los colectivos subvencionados son muy diversos, pero casi todos comparten la misma condición feminista. Hay 19.653 euros para la Asociación de Colaboradores con las Presas, unos considerables 61.962 euros para la Asociación de Mujeres Juristas Themis, 8.000 para un seminario de la Asociación Española de Investigación de Historia de las Mujeres, otros 8.790 para la Asociación Nacional de Mujeres Ucranianas en España o los 62.790 euros para la Federación de Asociaciones de Mujeres Rurales.

Especialmente escandalosas resultan ser las ayudas a grupos como la Asociación de Mujeres Cineastas y de Medios Audiovisuales (22.790); la Asociación de Mujeres Progresistas Victoria Kent (8.865 euros destinados a un programa de actuación integral para las mujeres que ejercen la prostitución); la Asociación Española de Mujeres Separadas y Divorciadas Carmen García Castellón (34.054); la Asociación Leonesa Simone de Beauvoir (21.790); el Colectivo de Jóvenas (¡sic!) Feministas (6.895); la inevitable Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales (30.790); la Federación de Mujeres Progresistas (la subvención más nutritiva, con 120.125 euros) o la Federación de Planificación Familiar, que invertirá sus 71.619 euros en propaganda abortista, entre otras cosas.

En otros tiempos, los hijos pródigos que malgastaban el dinero familiar se ponían bajo tutela para inhabilitarlos para el gasto descontrolado de dinero. En el caso de los socialistas no hay medida que valga para parar el despilfarro. Porque está claro que muchas de estas asociaciones sirven en primer lugar para financiar a los afines al PSOE y asegurarles ingresos a costa del erario público. La utilidad práctica no la verá nadie más que ellos, porque los mismos nombres de las entidades mencionadas hacen prever que se trata de grupos muy minoritarios de escasa proyección pública. Y si no fuese así ¿por qué no se publican informes sobre sus actividades y el uso que dan a los fondos recibidos?

Fuente:

Una austríaca asume el protagonismo europeo en Latinoamérica


Una vez más, España pierde posiciones en la política mundial. En los últimos siete años, el gobierno socialista de Rodríguez Zapatero se ha jugado el papel preponderante de España en Latinoamérica al arrimarse de forma constante y llamativa a los regímenes totalitarios iberoamericanos de Venezuela, Bolivia y Ecuador, entre otros, hasta tal punto que ni siquiera los socialistas europeos parecen guardar la menor simpatía por sus camaradas piltrafillas de España.

Debe ser un golpe fuerte para el casi defenestrado Zapatero que la Fundación Unión Europea-América Latina y Caribe (UE-ALC) se instalará finalmente en la ciudad alemana de Hamburgo. 

Después de semanas de rumores y desmentidos, la decisión fue tomada ayer en Bruselas por un grupo de funcionarios de alto nivel, aunque fue el Ministerio de Asuntos Exteriores alemán quien anunció la decisión que, no obstante, se tomará de manera formal en el mes de abril.

A pesar de que la decisión partió precisamente de la Cumbre de la Unión Europea y América Latina que se celebró en mayo de 2010 en España, nuestro país se ha quedado fuera, ya que, en realidad, no era ni siquiera candidato al haber sido las otras dos ciudades candidatas París y Milán.

La Presidencia de la Fundación tampoco irá a manos de un español, ya que ayer se decidió también que la ex comisaria austríaca de Asuntos Exteriores, Benita Ferrero-Waldner, será quien ostentará el cargo, aunque en su favor hay que señalar que habla un perfecto español. El director ejecutivo será muy probablemente un latinoamericano, aunque aún no se han dado nombres.

La decisión de crear esta Fundación se tomó en mayo del año pasado en el marco de la VI Cumbre UE-América Latina y Caribe y, entre sus cometidos, están la organización de las cumbres venideras y la ejecución de las decisiones tomadas por ésta.

El ministro alemán de exteriores, Guido Westerwelle, aseguró ayer en Berlín que es importante que la Fundación se establezca en Hamburgo, «una ciudad abierta al mundo», cosa que seguramente no s epuede decir de España por la exagerada adhesión del gobierno de Zapatero a las dictaduras comunistas.

El hecho de que España no haya tenido ningún peso en la decisión del emplazamiento de la Fundación, tal y como lo demuestra que no hubiera ninguna ciudad española entre las candidatas finalistas, se suma al hecho del peso que ha perdido nuestro país en el conjunto del Servicio Exterior de la Unión Europea.

Tal y como publicaba ABC hace unos días, nuestro país no ha conseguido ni un solo cargo de los doce de la cúpula del Servicio de Acción Exterior de la Unión Europea que, por contra, han caído en manos de británicos, franceses, alemanes, suecos e incluso polacos. Quizás un factor añadido es la incapacidad de los gobernantes españoles de comunicarse ni siquiera en un inglés o francés básico con sus homólogos europeos. 

España tendrá tan sólo cuatro de las nuevas 130 embajadas que se van a abrir en todo el mundo: Argentina, Angola, Namibia y Guinea Bissau, pese a que las expectativas eran mucho mayores dada su presencia en Iberoamérica.

Estas embajadas europeas, a diferencia de la Fundación UE-América Latina y Caribe, cuentan con un presupuesto de 50.000 millones de euros y constituyen un verdadero ejército de diplomáticos, probablemente el servicio exterior más importante del mundo.

27 enero 2011

Las multinacionales huyen de España

España pierde cada día más su atractivo como emplazamiento para centros productivos de las multinacionales. A ello contribuye sin duda que tengamos un gobierno nacional sin rumbo, obcecado por sus proyectos ideológicos para poner patas arriba a España, pero incapaz de presentar proyectos viables para reconducir la crisis económica y financiera, así como la locura nacionalista del independentismo con imposición de lenguas regionales. Claro que este último aspecto nunca lo mencionan, sólo alegan caída de ventas y causas similares, que sin duda influyen bastante, pero las cuestiones políticas y económicas de un país determinan la decisión de una multinacional de seguir invirtiendo o no.

En el caso de España, las incertidumbres son varias. En primer lugar, tenemos un gobierno que lleva siete años con un discurso vacío y practicando un despilfarro inusual de dinero a favor de entidades ideológicamente afines. En segundo lugar, se arrima a gobiernos totalitarios como los de Venezuela, Bolivia, Ecuador, Cuba y China, lo que quita credibilidad a España y crea desconfianza entre los socios europeos y norteamericanos. En tercer lugar, la mala situación financiera a la que han llevado la política del despilfarro y el mal uso de las cajas de ahorros pone en riesgo la continuidad de España en la moneda única europea y, por tanto, implica que en caso de tener que emitir una nueva moneda nacional ésta sufrirá a corto plazo una devaluación galopante, un aspecto nada interesante para las multinacionales, ya que sus empresas en España perderían mucho de su valor. En cuarto lugar, el riesgo de la independencia de alguna región española como Cataluña supondría una desestabilización política grave en España, y mientras tanto el nacionalismo excluyente de los sucesivos gobiernos catalanes dificulta enormemente la contratación de personal cualificado por haber convertido a Cataluña en una región nada atractiva en materia de libertad lingüística, educación y relaciones comerciales.

El último ejemplo es que la multinacional japonesa Yamaha ha anunciado hoy el cierre de la fábrica de motos de Palau-solità i Plegamans. La compañía alega una fuerte caída de las ventas de motocicletas en Europa como justificación de una decisión que ha sorprendido a los sindicatos y la Administración.

El cierre afectará a unos 430 trabajadores y supone un golpe a la presencia industrial de grupos japoneses en Cataluña tras la marcha o reestructuración de Sony, Honda, Panasonic y Nissan.

La dirección de Yamaha en España ha puesto en marcha el proceso de comunicación del cierre a la Generalidad de Cataluña y a las direcciones sindicales antes de informar al comité de empresa.

Según informa Expansión, la caída de ventas de automóviles y motocicletas, y la creciente competencia de China en el mercado de la electrónica de consumo han precipitado el cierre de una decena de plantas de producción en los últimos años.

Entre los supervivientes se encuentran Nissan, que ha llegado a un acuerdo para garantizar la producción en Barcelona hasta 2024, y Sharp, que emplea a 424 empleados en Cataluña y que sólo tiene pedidos garantizados hasta primavera. En el otro extremo se sitúan ceses de actividad como los de Yamaha, Honda, Sony o Panasonic.

Yamaha
La compañía ha anunciado esta semana el cierre de sus instalaciones de Palau-solità i Plegamans (Barcelona), en las que trabajan más de 400 empleados (véase EXPANSIÓN de ayer). La empresa se instaló en España en 1981 y recibió nuevos modelos de motocicletas el año pasado. Sin embargo, la caída de ventas en Europa ha llevado al grupo japonés a plantear el cierre. Según fuentes próximas a la empresa, las ventas de Yamaha en Europa han caído un 47% en los últimos tres años. Los sindicatos acusaron a la empresa ayer de querer deslocalizar la producción española a Francia.

Sony
El fabricante de electrónica de consumo dejó en diciembre su planta de producción de televisores de Viladecavalls (Barcelona), en la que trabaja un millar de empleados. La empresa salvó los puestos de laborales al traspasar la actividad a Ficosa y Comsa Emte, que seguirán suministrando televisores al grupo japonés durante dos años. Las instalaciones se dedicarán, a partir de ahora, a componentes electrónicos para el sector del automóvil y Sony mantendrá su estructura comercial.

Panasonic
El grupo anunció en 2004 el cierre de su fábrica de aspiradores de Celrà (Girona), en la que trabajaban 216 empleados. La compañía redujo progresivamente el número de modelos asignados a la fábrica, que se vio obligada a cerrar después de que un modelo clave para la viabilidad de las instalaciones se adjudicará a una planta china. El mismo año, otra empresa de electrónica, en este caso coreana, también anunció el cierre en España. Se trata de Samsung, que cesó la actividad productiva en Barcelona, donde trabajaban 400 empleados.

Honda
El fabricante de motocicletas tomó en 2009 la misma decisión adoptada esta semana por Yamaha. El grupo decidió trasladar la producción a su fábrica en Italia, lo que supuso el despido de la mayoría de los 180 empleados que trabajan en las instalaciones. Actualmente, Honda sólo cuenta en Barcelona con una oficina comercial y un taller de plástico y pintura.

Showa
El fabricante de amortiguadores Showa anunció a principios del año pasado el cierre de su planta de Martorelles (Barcelona), donde trabajan 285 personas, alegando motivos económicos y financieros. Se trataba de las únicas instalaciones que tenía el grupo japonés en Europa. Showa decidió acercar la producción a las plantas de los principales fabricantes en Asia.

Sanyo
Sanyo cuenta actualmente con una oficina de comercialización en Barcelona, después de cerrar de forma progresiva sus centros en España. En 2006, anunció el cese de la actividad en Tudela (Navarra), donde 165 trabajadores fabricaban televisores. En 2009, cerró también sus instalaciones de Barberà del Vallès (Barcelona), dedicadas a la distribución y comercialización de productos.

Terasaki
La compañía de electrónica cerró el año pasado su fábrica de Granollers (Barcelona) y concentrar su producción europea en el Reino Unido.

¿Cuál será la próxima? 

25 enero 2011

El fracaso de la república portuguesa

Cavaco Silva celebrando una victoria pírrica

En las elecciones presidenciales en la República de Portugal el pasado domingo se produjo el mayor nivel de abstención de la historia de la democracia portuguesa. El presidente de Portugal, Aníbal Cavaco Silva, resultó reelegido en los comicios presidenciales con el menor número de votos a favor en la historia de estas elecciones en el país luso, con 2,23 millones de papeletas, debido a la elevada abstención, que alcanzó el 53,3 por ciento.

Según los datos oficiales, Cavaco Silva congregó porcentualmente un apoyo mayor que cuando fue elegido como presidente por primera vez, en 2006, pero reunió menos votos absolutos. El candidato conservador ganó ayer en la primera vuelta con el 52,94 por ciento de los sufragios, casi dos puntos y medio más que hace cinco años (50,5 por ciento), pero con casi 550.000 votos menos. Lo que parece una victoria aplastante en porcentaje, en realidad es un espejismo.

En el año del centenario de la república, nacida con sangre a partir del asesinato del penúltimo Rey Carlos I de Portugal y la abdicación forzada de su sucesor, el Rey Manuel II, la república presenta su mayor fracaso  de todos. El descrédito de la clase política lusa, con el país bajo la atenta mirada de los mercados por su fragilidad financiera y alto déficit público, se reflejó en los comicios celebrados ayer, con un índice de participación notablemente bajo.

La abstención superó en 15 puntos la registrada en las anteriores elecciones presidenciales y batió un nuevo récord histórico al superar a la registrada en 2001, cuando alcanzó el 50,29 por ciento.

También se registró un incremento importante de los votos en blanco, decisión por la que optaron 132.182 electores, frente a los 58.977 de 2006. Los periódicos lusos, que coincidieron hoy en dar su portada a un feliz Cavaco Silva haciendo con sus dedos el signo de la victoria desde el balcón del Palacio de Belém, destacaron en sus primeras páginas la abstención "récord" de ayer, interpretada como una señal de protesta de los ciudadanos.

El socialista Manuel Alegre fue el gran perdedor, pues pese a contar con todo el apoyo de su partido, sus resultados han sido inferiores a los de hace cinco años cuando se presentó en solitario. Entonces obtuvo el 20,7 por ciento; ayer, tan sólo el 19,7 por ciento.

El independiente Fernando Nobre, por el contrario, puede darse por muy satisfecho con un digno resultado de entre el 14,1%, casi tanto como lo que obtuvo Mario Soares en 2006 (14,31 por ciento). 

El comunista Francisco Lopes quedó por debajo de lo esperado (7,1 por ciento), seguido de José Coelho (4,5 por ciento). 

La izquierda está acabada, como se puede comprobar con estos resultados, y es la izquierda la que trajo la república a Portugal por la fuerza.

Otra nota negativa de la jornada estuvo en las dificultades técnicas que muchos electores se encontraron a la hora de ejercer su voto. La introducción de un nuevo carné de identidad —una apuesta por la tecnología de los socialistas— jugó una mala pasada a muchos ciudadanos, que vieron cómo el sistema informático falló y no pudieron votar. Pequeños boicots en algunas localidades que no votaron como forma de protesta por falta de infraestructuras también fueron noticia, así como las bajas temperaturas en todo el país, que a más de uno le animó a quedarse en casa. Ser progre no es sinónimo de progreso, y así les va a los lusos con sus socialistas.

Portugal necesita un cambio sustancial en su sistema político. La república ha demostrado no servir como forma de estado, el presidente de la república no tiene la adhesión ni la representatividad que tendría un Rey de Portugal. La izquierda portugesa ha hundido el país en una crisis económica y política grave.

La situación creada a raíz de estas elecciones puede significar un adelanto de las elecciones generales. En el caso de que, en los próximos meses se produzca el rescate del FMI, muchos creen que el socialista José Sócrates no tendrá más remedio que dimitir. Aunque también hay quienes creen que la renuncia del primer ministro se producirá más bien en caso de que no se aprueben los próximos presupuestos. Un tercer posible escenario es que el anticipo de las elecciones venga como consecuencia de la disolución del Parlamento por Cavaco Silva. Pero en algo parece que todos están de acuerdo: la cuenta atrás hacia la crisis se inicia hoy.

¡Abajo la república!
¡Viva S.A.R. Don Duarte, Duque de Braganza!


24 enero 2011

Ley Sinde: Al PP se le ve el plumero

La Ley Sinde según runtime error
La Asociación de Internautas comenta hoy que el PP podría perder miles de votos al estar negociando con el gobierno para salvar la Ley Sinde.

Según una noticia publicada hoy por El País, el PP estaría ultimando un acuerdo para sacar adelante la Ley Biden-Sinde, esa ley que técnicamente no sirve para controlar las descargas ni las webs de enlaces, pero que sí sirve para controlar políticamente Internet estableciendo un organismo censor como los que existen en cualquier dictadura actual, o en la misma dictadura que sufrió este país.
Por su parte, la Asociación de Internautas manifiesta que la única forma de acabar con la mal llamada "piratería" es dejar de obstaculizar las ofertas "legales" de contenido como la que proponía hace poco el videoclub online Netflix. Tras hacer un sondeo sobre las posibilidades de extenderse a España y otros Estados Miembros de la Unión Europea, Netflix ve cada vez más difícil establecerse en nuestro país, ya que los abusivos derechos de autor en España representarían un coste de 2 a 3 veces mayor que esos mismos derechos en los países de nuestro entorno, como Francia o Alemania. Mientras no exista una oferta "legal" de contenidos en nuestro país será imposible que se reduzca el número de descargas de estos contenidos en redes P2P, en webs de acceso directo o por streaming, ya que en la mayoría de las ocasiones es la única posibilidad que tienen los usuarios de acceder a obras que de otra manera resultarían imposibles de obtener, en virtud del control y secuestro al que se ve sometida la cultura por la bien denominada como "dictadura del culturatariado” .

Si además los diferentes gobiernos de este país hubieran centrado sus esfuerzos en promover realmente el desarrollo de la Sociedad de la Información en España en lugar de obstaculizarla, es más que probable que hoy día existiera un Netflix netamente desarrollado en España y que fuera líder europeo en la venta de contenido on-line.

Hablemos claro: Técnicamente, la Ley Biden-Sinde no sirve para nada. Se sirve del mismo esquema que provocó el cierre de Napster. A consecuencia de aquel cierre, surgieron decenas de Napsters que convirtieron aquel cierre no sólo en inútil, sino además en contraproducente para sus promotores, porque provocó la multiplicación de webs de descargas. Si se cierran esas webs, surgirán otras. Sólo la ceguera, la conveniencia política o la descarada sumisión a los deseos de una potencia extranjera pueden explicar que aún existan políticos que crean en esta ley y quieran sacarla adelante, cueste lo que cueste -incluso votos-

Políticamente, sin embargo, esta ley es de lo más útil para reimplantar la censura en España. Basta con que se quiera cerrar una página web (no necesariamente "de enlaces") para poder encontrar cualquier excusa que lo permita, dado que la ley incluye conceptos muy vagos y amplios como justificación para promover ese cierre.

Los internautas ya han dejado claro hasta la saciedad dos cosas: En primer lugar, no quieren a Sinde ni a su ley, ni la versión original ni la que se pretende que se subtitule el PP, poniendo algo de maquillaje para intentar engañar a alguien. Y no se dan cuenta de que es muy difícil tratar de engañar a la gente que usa Internet, porque los internautas tienden a tener un sentido crítico muy acentuado y están lo suficientemente conectados e informados como para que se les engañe fácilmente.

Y en segundo lugar, que no están dispuestos a votar a ningún partido que preste su apoyo a esta ley de censura, como lo demuestran los miles de usuarios unidos en diferentes grupos de rechazo a esta ley que han surgido en redes sociales como Facebook.

Por si alguien aún no lo entendía, lo explicó muy bien Ofelia Tejerina -Secretaria de la Asociación de Internautas y Defensora del Internauta- recientemente en el programa de televisión "59 segundos": el juez en ningún caso entra a valorar el fondo del asunto, sino que se convierte en un mero "expedidor de certificados" para que se pueda cerrar la página web en cuestión. Si el afectado reclama y luego sí se entra en el fondo de la cuestión y resulta que el cierre fue arbitrario e injusto, el daño a ese afectado ya estará hecho.

El PP parece no saber, o no querer saberlo, que miles de internautas han decidido ya no votar a los partidos que apoyen la ley Biden-Sinde, o cualquiera de sus variantes. O quizás pesen más las presiones de la Embajada de EE.UU. que es la que parece dirigir la política española. A la vista de los cables de Wikileaks, da la impresión que es el gobierno estadounidense el que paga los sueldos de nuestros políticos en lugar de los ciudadanos españoles; porque "nuestros" partidos políticos parecen mucho más interesados en obedecer a ese gobierno que a los ciudadanos que los eligieron y que masivamente y desde todos los ámbitos, incluso el científico, rechazan este nuevo intento de censurar la Red. En cualquier caso, si el Partido Popular quiere perder miles de votos sólo tiene que seguir adelante con lo que parece un apoyo más que probable a una ley que sólo sirve para censurar, porque evidentemente se va a demostrar inútil para luchar contra las descargas de contenido en la Red.

AL margen de estas valoraciones de la Asociación de Internautas, no hay que olvidar una cosa: El Club Bilderberg es muy poderoso y está muy interesado en controlar los contenidos de los medios de comunicación (a través de su poderoso Instituto Tavistock). El Internet se le escapa al control, y así quiere tener instrumentos de control e intervención. Por otra parte, dicha organización tiene sus tentáculos en todos los grandes partidos, de modo que no es de extrañar que el PP y el PSOE colaboren en temas que vienen dictados por los señores en la sombra. Es más que probable que el Club Bilderberg, cuyos máximos jefes están en EE.UU., tenga algo que ver en todo esto. Lo que menos interesa son los derechos de autor, lo que interesa es el control de las mentes, y ese control empieza por controlar la información que se difunde. Para que ese control sea efectivo, la libertad de expresión y el Internet deben ser limitados al máximo.

Si el PP  quiere defender realmente al ciudadano, que es lo que finge hacer en estos días con el asunto de las pensiones y prebendas de los diputados, haría bien en hacer tumbar esta ley contraria a los derechos fundamentales consagrados en la Constitución.  Lo que nos espera con Rajoy al frente del gobierno está claro: más de lo mismo.







23 enero 2011

La tercera vía ¿una vía muerta?


España celebrará dentro de cuatro meses elecciones municipales en todo el país y elecciones autonómicas en 13 de las comunidades autónomas, así como en las dos ciudades autónomas de Ceuta y Melilla. 

Los partidos ya van calentando motores, y queda poco tiempo para intentar convencer al electorado de votar a unos u otros, según sus programas o según su capacidad de engañar.

Más que uno de los partidos de "tercera vía" parece tener problemas con el arranque de sus motores, incluso hay uno al que le sale chamusquina magenta. 

En estos comicios se trata de una contienda desnaturalizada, como tantas otras veces. pero a alguno incluso le parece costar más. Al ser elecciones a menos de un año de las elecciones generales, las municipales y autonómicas siempre acaban siendo un avance de lo que ocurrirá diez meses después. 

Esta vez, la situación general de España condiciona aún más el voto de los ciudadanos. Salvo en municipios más pequeños, donde puede influir más la personalidad y/o la influencia de los candidatos que el partido al que pertenecen, igual que en las elecciones europeas pesará más lo que se quiere para el país en conjunto que para un municipio o una comunidad autónoma. El voto será, en muchos casos, de puro castigo al partido gobernante en el ámbito nacional, mientras que casi nadie se leerá los programas electorales -que de todas formas sólo se cumplirán a medias, si es que se cumplen- programas que suelen ser más superficiales que otra cosa y que no ofrecen detalladas soluciones de verdad.

Lo más preocupante y descorazonador es que en situaciones de especial gravedad la gran masa de los votantes no se atreve a apostar por alternativas. Hasta ahora, y quizás execptuando el período de ensayo de la transición política en España, la mayor parte de los votantes siempre se ha decidido por uno de los dos grandes partidos de izquierda y derecha, mientras que la extrema izquierda aglutinada en Izquierda Unida y el centro político resultante de lo que era Unión de Centro Democrático y posteriormente el Centro Democrático y Social, ha tenido una vida muy corta.

La evolución política de España ha sido siempre muy diferente de la del resto de Europa. En otros países de Europa Central siempre ha habido partidos liberales que de forma continuada, con más o menos suerte, han ocupado puestos de relevancia en el ámbito nacional, regional y municipal, y ya son más de veinte años que en varios de estos países existe una izquierda ecologista convertida en nueva burgesía progre que ha igualado en votos a los liberales e incluso los ha superado.

Pero en España no es así. Aquí los votantes, en su gran mayoría, en primer lugar no están informados, y en segundo lugar tienen miedo a los experimentos. También existen muchos que se dejan comprar - con subsidios o con falsas promesas, incluso con la manipulación de sus sentimientos políticos errantes. Pero de cultura política no hay nada, y es ahí donde reside el meollo de la cuestión, del problema de la España política.

En los últimos años han surgido varias opciones altermativas. Curiosamente, España como cuna del liberalismo de 1812 nunca ha desarrollado un partido liberal puro y duradero. Lo que siempre ha prevalecido ha sido el caciquismo, el personalismo y el borreguismo. Incluso muchos de los que se creían políticamente comprometidos han sido nada más que borregos, fanáticos, que querían imponer sus ideas incluso con la fuerza más bruta. Porque convencer es laborioso, y para convencer hace falta cultura política y cultura general, algo que en España, lamentablemente, nunca se ha fomentado. Un pueblo de borregos es más fácil de manejar. Así era en el siglo XIX, así fue en 2004, en 2008, y así seguirá siendo, muy probablemente, en 2011-2012.

Lo que ocurrirá ahora será que por hartazgo con lo que hay, muchos votarán al Partido Patético. Se olvidarán de los congresos búlgaros del PP celebrados en 2008. Se olvidarán de la ineptitud manifiesta de su líder -un líder impuesto por su antecesor, no por tener dotes de liderazgo y gancho entre la población- y votarán con tal de acabar con la agonía de una gestión socialista cada vez más totalitaría y desde siempre ineficaz. Pero no por el totalitarismo en sí, sino por no dar soluciones a la crisis, mientras que en otros países parece que están superándola.

El totalitarismo, como se ha visto en las elecciones autonómicas catalanas del 28 de noviembre de 2010, no parece preocupar mucho. La masa de la población no debe enterarse de nada de lo que ocurre en sus instituciones y parlamentos. Sólo se queja cuando le toca directamente. Pero por mucho que se queja, no actúa y sigue votando en plan borrego. 

Pero no sólo Marianico el Tedioso tiene miedo a lanzarse, y eso que le sirven las oportunidades en bandeja. También los partidos de tercera vía parecen tener miedo, mucho miedo de lanzarse a la piscina. Y eso cuando sólo pueden ganar. Se ve que algunos piensan en coordenadas de estrategia política y no de oportunidad. Sólo que la tibieza no convence, y al final es como con el arroz: si se pasa, se convierte en una masa insípida incomible. Cada plato tiene su momento estelar, y un cocinero es bueno cuando sabe darle el toque adecuado en el momento oportuno. 

Estamos en fechas decisivas que exigen decisión a los responsables políticos. Pero me temo que unos y otros, por miedos injustificados aunque comprensibles, no se lanzarán. Por añadidura, los grandes partidos pondrán todo su empeño en hacer fracasar cualquier alternativa, y así es que Marianico el Tedioso usa argumentos ciudadanos cuando su partido patético nunca ha hecho nada en esa dirección. Más bien se tratará de engañar a los votantes, como han hecho en Cataluña y como han hecho con sus congresos búlgaros, para luego seguir igual. Al fin y al cabo, una vez en el poder -pensarán- la gente ya se acostumbrará y se resignará, mientras que vaya mejor económicamente no habrá peligro. Y cuatro años son muchos años para que cuaje una nueva alternativa.

Y la tercera vía, en vía muerta. Es lo más cómodo para los grandes y lo menos comprometido para los pequeños. Allí estarán, a la vista de todos, a ver si alguien se anima a mandar una locomotora que tire de los vagones para sacarlos de allí y ponerlos en la vía general.

La cuestión es si realmente es vida ver pasar los trenes expreso y de alta velocidad mientras los vagones propios de oxidan en la vía muerta. Será por temor a la velocidad.

Una tercera vía llamada deseo






19 enero 2011

Renania del Norte Westfalia: La inconstitucionalidad del despilfarro gubernamental

El gobierno de coalición rojiverde de Renania del Norte Westfalia
España debería tomar ejemplo de Alemania: La justicia del estado federado de Renania del Norte Westfalia (región perteneciente a la antigua Prusia) ha parado las ansias de endeudamiento público del nuevo ejecutivo regional formado entre socialistas y verdes. 

Aunque no es la decisión final, el Tribunal Constitucional del estado federado ha paralizado cualquier decisión dirigida a un nuevo endeudamiento de Renania del Norte Westfalia y permite sólo el uso de recursos líquidos y la disolución de posibles reservas no necesarias en estos momentos y de activos de fondos se inversión.

Antes y después de las elecciones al parlamento del mencionado estado federado, cuya capital es Düsseldorf, tanto los socialistas como los verdes anunciaron suintención de endeudar a su estado con tal de poder cumplir con sus promesas de más derechos sociales y la gratuidad de la universidad, para la que el anterior gobierno conservador-liberal había establecido el pago de matrículas para cubrir parte del elevado coste de la enseñanza superior.

El Tribunal Constitucional del estado federado (en Alemania cada estado federado tiene una constitución propia y, por tanto, un tribunal constitucional propio para cuestiones que afectan a las constituciones de cada estado) estudia la constitucionalidad de la ampliación de los presupuestos del estado federado para 2010, lo que afectará también a los presupuestos para 2011. El gobierno regional había decidido un endeudamiento adicional de 8 mil millones de euros, una cantidad que supera con creces los recursos para inversiones, y allí reside el límite constitucional para la contratación de nuevos créditos.

Sobrepasar dicho límite sólo sería lícito si existiere una perturbación del equilibrio económico general, algo que alegó el gobierno rojiverde, cuando en realidad Alemania registra indicios claros de recuperación. Aunque el ministro regional de finanzas dijo ayer que la resolución provisional del tribunal no significa que sea la decisión definitiva, todo indica que existen indicios de inconstitucionalidad de los presupuestos.

Se trata de un hecho único en Alemania que los jueces paralicen la política de endeudamiento de los políticos. El procedimiento de inconstitucionalidad se inició a consecuencia de la demanda d einconstitucionalidad de los conservadores de la CDU y los liberales del FDP contra la ampliación de los presupuestos para 2010, que fueron aprobados por el gobierno de minoría con el apoyo de los comunistas.

Esta situación puede suponer un adelanto de las elecciones, ya que para los verdes el endeudamiento es un punto irrenunciable de su programa electoral. Además, la coalición de gobierno no cuenta con la mayoría absoluta en la cámara regional y depende en muchas cuestiones del apoyo de los comunistas. Al fracasar los presupuestos para 2011 será inevitable disolver la caámara y convocar nuevas elecciones en el plazo de 60 días.

La decisión del tribunal impide el cierre del ejercicio por parte del gobierno. Las medidas cautelares impiden ahora cualquier contratación de nuevos créditos que podrían ser inconstitucionales.

La ministro-presidente de Renania del Norte Westaflia, la socialista Hannelore Kraft, manifestó ante la prensa que "no se ha suspendido íntegramente la ejecución", sino que los jueces del tribunal constitucional regional han prohibido básicamente la contratación de nuevos créditos. El ministro de finanzas, Nornert Borjans, añadió que "por supuesto, el gobierno del estado federado acatará la decisión del Tribunal Constitucional regional". Podrían tomar nota los nacionalistas catalanes.

Según el jefe de la oposición conservadora, Röttgen, la paralización del endeudamiento deliberado la consecuencia de una política presupuestaria irresponsable guiada por intereses de estrategia de partido y la falta d etoda medida. desde que fue investitda ministra-presidente del estado federado, la señora Kraft gastó a raudales dinero que no tenía.

Mientras, en España el Senado sigue el ejemplo de todos los socialistas tan dados a gastar lo que no tienen. La introducción del uso de las lenguas cooficiales en la Cámara Alta de España responde exclusivamente a razones ideológicas y estratégicas de los partidos nacionalistas, cuando todos los senadores dominan perfectamente el español para poder desarrollar su trabajo parlamentario.

En este ejemplo de Renania del Norte Westfalia se ve muy bien la diferencia de gestión de la cosa pública entre España y Alemania. La irresponsabilidad es claramente contraria a las constituciones regionales y la rapidez del tribunal constitucional competente es una garantía de que queden paralizadas decisiones que podrían comprometer seriamente a las arcas públicas y, con ello, perjudicar a los ciudadanos, que son al fin y al cabo los que tienen que pagar los desaciertos de sus gobernantes.

El suceso también ilustra por qué Alemania está remontando la crisis con cierta fuerza, mientras que en España seguimos cuesta abajo con los frenos quemados.


Parlamento del estado federado de Renania del Norte Westfalia


18 enero 2011

Humo ¿para quién? ¿para qué?


La Ley del Tabaco, como se llama popularmente la nueva ley de prohibición total del consumo de tabaco en lugares públicos cerrados, trae cola - o mejor dicho: humareda.

Se quejan los hosteleros de que van directamente a la ruina a causa del efecto de la prohibición de fumar. Algunos invierten en servicios complementarios como estufas de butano al aire libre, mantas, cubiteras para fidelizar a los clientes que se van a la calle a fumar. Y a molestar al vecindario. Otros tiran la toalla, como ese furbolero del bombo, que tiene un bar, y ese bar sólo funciona si los forofos de la pelota pueden fumar mientras beben. El negocio será de los ayuntamientos a base de multas - por ruidos, colillas en las calles y... ¡humo de tabaco que sube por las fachadas!

Quizás sea más por la cuesta de enero, que este año parece una pared vertical de alta montaña que debe ser escalada con equipo del siglo XIX. 

Los clientes menguan en todas partes. Basta con ir a un supermercado y ver las ofertas: Segunda unidad al 70%. ¡Vaya ganga! Pero no hay ni pavos. O se los han comido todos en Navidades o los han retirado del mercado por estar contaminados de dioxina. La cosa es que no hay ni uno. Y eso que iba a aprovechar los precios postnavideños para preparar un buen fricasé de pavo.

Sea como fuere, la economía va muy mal. Alguna caja catalana empieza a apretar, en vísperas de su ruina causada por una gestión socialista, para sacar los cuartos a sus clientes españoles fuera de Cataluña imponiéndoles seguros de vida a cambio de servicios que debería prestar de todas formas. La pela es la pela, aunque se llame ebro. Pero el Ebro ya fue obstáculo en otros tiempos. Ejem.

Quizás no sea tanto el tabaco que no se puede fumar, sino que sean los precios de las copas. Porque pagar 7 ebros en un garito normalito por un cubata no tan libre también es un criterio de reflexión. Y no todos son catalibanes pelateros. Digo.

Lo del fumar se va a acabar. En otros países fumatas, donde se atrevieron antes a prohibir totalmente el consumo de las hierbas secas adulteradas, el efecto dejó de ser tal después de un tiempo. Al fin y al cabo, la gente lo que quiere es socializar y beber. Si tiene que fumar en la calle, ya se acostumbrará. Incluso se acostumbrará a disfrutar de la ropa no apestando a humo de tabaco y de charlar con los amigos sin que le echen a uno el humo mientras hablan. Y los besos saben mejor sin tabaco, oye.

Ahora salen otra vez con los estudios científicos. Pero hay científicos para todos los gustos. Los científicos también quieren vivir - y por tanto se venden al mejor postor. No todos, claro. Pero algunos sí. Y cuanto más viejos y más catedráticos, más. Al fin y al cabo, un título vende. Sea académico o noble. Todo depende del momento y de la parte interesada.

No han faltado estudios que dicen que no es malo fumar de dos a tres pitillos al día, especialmente cuanto más avanzada sea la edad, no por hacer un favor a la seguridad social, sino porque mantiene la mente ágil. En cualquier caso, hay personas que toleran bien el tabaco y otras no. Algunos llegan a 90 años fumando y maldiciendo, y otros se mueren antes sin haber fumado ni bebido ni ná de ná. Hay pueblos longevos que beben mucho alcohol, y otros no lo toleran tanto.

Los estudios pueden ser discutibles, y muchos científicos se venden a quien tenga interés en sacar una noticia. Unas veces dicen que el café es malo, otras que es buenísimo. Follar también puede ser malo según con quién y en qué condiciones. ¿Será más feliz el que haya follado pillando una sífilis? Todo depende.

Lo que está claro es que fumar mucho deja los pulmones negros y causa muchas enfermedades. Estoy de acuerdo con la prohibición, aunque me parece inoportuna en los tiempos actuales. Las medidas educativas pueden esperar algo más, tal como va el país. Deberían haber dejado la solución anterior de espacios para fumadores hasta que se resolviera la crisis económica, porque se ve que por ahora el efecto de la nueva ley es desastroso para los bares. Se pasa de una permisividad a un prohibicionismo casi como en el Chicago de los años veinte. 


Pronto habrá garitos secretos donde fumar, beber y bailar, llegará la policía y los encerrará a todos, volverán los grises pegando palos, esta vez a los fumadores, crearán gulags para la reeducación. Antes el estado llevaba el negocio del tabaco, ahora se convierte en sobreprotector-opresor. 


Casi es como con la ortografía: hoy se permiten cosas que hace 20-30 años habrían supuesto el suspenso. Pasamos de un extremo a otro. La escala de valores empieza a tambalearse, porque ya no sabemos lo que es bueno y lo que es malo. Todo depende de lo que diga la autoridad, porque todos somos contingentes. 

Mientras, disfrutamos de los amaneceres, porque lo mismo nos quedan pocos. Amanece, que no es poco. Pero cada día amanece más oscuro y el futuro se presenta más negro. El socialismo no es rojo, ¡es negro! Negro como los pulmones de un fumador en cadena. Es el pulmón de España. El pulmón negro como el alma de José Luis. Negro como el betún. Betún que nos echarán como a los ladrones en la edad media para emplumarnos después. Es la progresía negra del socialismo. Tinieblas que se levantan más pesadamente cada mañana en este país de piel de toro. Toro negro, toro proscrito.

Es el humo convertido en las tinieblas del futuro inexistente de un mundo socialista sin esperanza sin salida sin vida. 

Humo ¿de quién? ¿para quién? ¿para qué? 

¿Para que no distingamos las tinieblas del ocaso de la realidad que vivimos?


We want cigarettes? I don't know, my dear. Do you really?

17 enero 2011

Nueve años de imparable pérdida de poder adquisitivo

Llevamos ya -es increíble- nueve años con el Euro, la moneda única europea. Recuerdo aún la ilusión que me hacía la introducción de la nueva moneda sobre todo por la facilidad que supone usar el mismo dinero en 12 países -ahora 16, si no contamos a la Ciudad del Vaticano, San Marino, Andorra, Mónaco y Montenegro-. Sin embargo, a la larga la nueva moneda ha supuesto una constante pérdida de poder adquisitivo por el desajuste que existe entre el incremento de los precios -debida en gran medida a la picaresca de muchos empresarios y comerciantes- y el incremento de los salarios o rentas del trabajo personal.

La moneda únicaha llevado, además, a una igualación de los precios en la Eurozona, e incluso es así que hoy en día el coste de la vida en España es mayor que en Alemania, especialmente en viviendas y alimentación. La inflación en España ha sido galopante, pero también ha afectado de forma desigual a los diferentes sectores, cuando gran parte de la población no ha podido adaptar al mismo ritmo sus salarios.

El responsable de asuntos económicos y de energía de la Confederación Española de Organizaciones de Amas de Casa, Consumidores y Usuarios (CEACCU), Fernando López Romano, ha explicado a EL IMPARCIAL que la subida del IPC de diciembre en 6 décimas hasta situar la tasa en el 3 por ciento “es una malísima noticia”, ya que, como indicador que se suele utilizar para revisar las nóminas, “los salarios van a subir un porcentaje muy por debajo de lo que van a subir los precios”.

Además, López Romano ha subrayado que a la subida de precios que indica este IPC, el incremento también de los productos básicos de la cesta de la compra y de los servicios básicos de energía (luz, gas y butano) “van a hacer que la situación económica de las familias sea muy difícil de digerir”.

El responsable de CEACCU insiste: “En la actual situación de crisis, en la que a unos se les ha congelado los sueldos y, en otros casos, ha habido disminuciones y reajustes, el problema se ve acrecentado con el incremento de precios, la subida de los tipos de interés y el encarecimiento de las materias primas de productos básicos, donde también nos dicen que se está produciendo una burbuja considerable”.

López Romano concluye que todo esto hace ver que el IPC general va a subir, pero, sobre todo, que el IPC parcial de los productos necesarios e imprescindibles para las familias se va a ir a un porcentaje muy superior al 3 por ciento, por lo que “el poder adquisitivo de las familias va a seguir disminuyendo durante 2011”.

Inmersa en esta dinámica, España no para de acumular datos negativos para la economía; hace un mes el paro finalizó diciembre en 4,1 millones de personas, tras subir en 176.470 desempleados en el conjunto de 2010. Una cifra que sitúa al desempleo español como uno de los más altos de Europa.
 
El 14 de enero se ha conocido el mencionado dato de confirmación del IPC, que nos convierte también en uno de los países con la inflación más alta de la Eurozona. Así, el Índice de Precios al Consumo (IPC) subió seis décimas en diciembre en relación al mes anterior, y la tasa interanual escaló hasta el 3%, siete décimas más, debido al encarecimiento del tabaco y los carburantes, según informó el Instituto Nacional de Estadística (INE).

El IPC mensual encadena de esta forma su quinto aumento consecutivo, mientras que la inflación interanual se disparó siete décimas y acabó el año 2010 en el 3%, su tasa más alta desde octubre de 2008, cuando alcanzó el 3,6%.

El dato de inflación de diciembre es importante, porque servirá para actualizar los salarios de los trabajadores en caso de que éstos tengan cláusulas de revisión salarial en su convenio colectivo.
En general, los salarios se están comportando de manera moderada en virtud del acuerdo que alcanzaron empresarios y sindicatos en materia de negociación colectiva para el periodo 2010-2012. 

Así, el incremento salarial medio pactado en los convenios colectivos registrados durante 2010 alcanzó el 1,30%, diecisiete décimas por debajo del IPC.

Según los datos publicados por el INE, la inflación subyacente (que no incluye los precios de los productos energéticos ni de los alimentos no elaborados) se situó en diciembre en el 1,5%, tres décimas superior a la de noviembre.

Por su parte, el Indicador de Precios al Consumo Armonizado (IPCA) situó en diciembre su tasa anual en el 2,9%, siete décimas por encima de la tasa de noviembre.

El organismo estadístico explicó que en el repunte de la inflación interanual han influido el transporte, con una variación anual del 9,2%, dos puntos y medio por encima de la registrada en noviembre, debido a la subida de los carburantes y lubricantes. Se trata de la tasa más alta que experimenta este grupo desde julio de 2008.

Las bebidas alcohólicas y el tabaco también influyeron en la evolución interanual de los precios, ya que su tasa aumentó siete puntos y se situó en el 15,3%, la más alta desde enero de 1994. Ello se explica por la subida del precio del tabaco efectuada el pasado mes de diciembre, con una tasa anual del 20,8%, la más elevada desde noviembre de 1997.

Por su parte, la vivienda incrementó su tasa anual tres décimas, hasta el 5,7%, por el encarecimiento del gasóleo para calefacción, mientras que alimentación y bebidas no alcohólicas se anotó un aumento de dos décimas en su tasa anual, hasta el 0,7%, especialmente por el repunte de precios en legumbres, hortalizas frescas y pastelería y bollería.

Todo esto unido a la situación de estancamiento de la economía, con pocas perspectivas de mejora del mercado laboral y el problema añadido de que muchos locales de la hostelería ven menguar sus clientes a causa de la prohibición total del consumo de tabaco en locales cerrados abiertos al público en un momento de especial gravedad de la crisis económica, hace que España lo tiene cada vez más difícil para salir de la crisis, mientras que otros países de la Eurozona se están recuperando bastante bien.

Hasta ahora el gobierno socialista no ha sido capaz de encontrar soluciones a la crisis. En cambio toma medidas que muy bien podría tomar en un momento mejor, pero que no hacen sino agravar la precaria situación del empleo en España.




16 enero 2011

La desvirtuación de las cajas de ahorros y la mala gestión

Monte de Piedad de Alfonso XIII de Santander
La megainyección de capital público en las cajas que prepara el Gobierno, de la que informó esta semana El Confidencial, no cuenta con el apoyo del Banco de España, como han confirmado ya distintas fuentes bien informadas. La razón es que esta medida deja en evidencia la política del supervisor desde el comienzo de la crisis. Además, esta recapitalización puede provocar un verdadero terremoto político, porque el Estado tomará el control de muchas entidades en detrimento de las comunidades autónomas.

Durante los últimos años, especialmente desde que se han ido fusionando las antiguas cajas de ahorros que estaban limitadas a sus provincias, han sufrido una desvirtuación de su finalidad: la de fomentar el ahorro entre la población y de facilitar la financiación y las operaciones bancarias a las pequeñas y medianas empresas, a profesionales autónomos y a agricultores. Además, en el pasado gestionaban los montes de piedad, casas de préstamos para la población más humilde, lo que hoy se englobaría en el concepto de los microcréditos.

Lo que más ha caracterizado a las cajas de ahorros ha sido su origen como entidades de utilidad pública que invertían -y aún invierten- parte de sus beneficios en obras sociales de diversa índole.

Causa de la desvirtuación ha sido, sin embargo, el sistema de gestión de las cajas de ahorros. Como entidades de titularidad pública constituyen al menos desde los años ochenta un objeto muy ansiado de los políticos de turno que ocupan cargos relevantes en función de quien gobierna en cada momento. Así se han convertido con el tiempo en instrumentos de poder político para financiar proyectos que poco o nada tienen que ver con la finalidad orginaria de las cajas. 

Aunque la fusión de las antiguas cajas provinciales y municipales puede considerarse útil con vistas a una mayor eficiencia de sus servicios, una mayor disponibilidad de los mismos en áreas territoriales más grandes y de responder a las necesidades de la movilidad y el tráfico de pagos, la creación de macrocajas ha facilitado también un alejamiento de los ciudadanos para convertir a estas entidades en bancos comerciales corrientes con las mismas desventajas de éstas.

La Caja de Castilla La Mancha (CCM) gestionada durante décadas por dirigentes del PSOE es un buen ejemplo de este desaguisado que se ha producido a raíz de la intervención de los políticos en la gestión y el uso de los recursos de las cajas para fines políticos y no sociales. La ruina de la CCM viene, entre otras causas, del exceso de créditos hipotecarios y proyectos desmesurados y nada rentables como el Aeropuerto de Ciudad Real, sobredimensionado y mal acabado y peor planificado. Parece evidente que en la CCM no se han respetado las reglas básicas de una buena relación entre el coeficiente de caja y los créditos concedidos, y tampoco se han tenido en cuenta los efectos de la crisis económica, tanto tiempo negada por el PSOE, que ha supuesto la reducción del retorno de los créditos para poder mantener la solvencia de la entidad.

Otro ejemplo puede ser la Caja de Ahorros de Cataluña, ahora CatalunyaCaixa tras la fusión con las cajas de Tarragona y Manresa, dirigida por otro socialista, el ex ministro de defensa Narcís Serra, que intenta recuperar liquidez friendo a sus clientes con comisiones y vendiéndoles seguros de vida.

Lo que ahora parece haberse descubierto como la panacea de todos los males de las cajas son más macrofusiones de las mismas y la inyección de capital para salvar la liquidez de las entidades de ahorro. Pero con una condición: que el poder pase al gobierno central. 

El gobernador del Banco de España, Fernández Ordóñez, vería con buenos ojos esta pérdida de poder de los políticos regionales -algo que intentaba la reforma de la LORCA del año pasado, pero que no ha conseguido-,  pero no comparte la necesidad de una recapitalización masiva del sector. La postura que ha mantenido hasta ahora es que las inyecciones concedidas por el FROB son suficientes y que la reestructuración de las cajas está prácticamente cerrada (quedan operaciones que no necesitarían fondos públicos, como la de Ibercaja-Unicaja o la de las cajas vascas).

La LORCA (Ley Orgánica de reforma de las Cajas de Ahorros) también supone la pérdida del craácter originario de las cajas para convertirlas en bancos. Lo que olvida el ejecutivo, tan dado a crear derechos sociales, es la función social que deben cumplir las cajas, y precisamente hoy en día sería deseable fomentar tal política de ahorro y de cercanía al ciudadano.

Para el supervisor del Banco de España hay que acelerar la integración, que los SIP deben comportarse como una sola entidad y presentarse ante el mercado como bancos, y que hay que acometer los cierres de oficinas y las reducciones de plantilla cuanto antes. Y, sobre todo, que hay que hacer un esfuerzo enorme de comunicación para mejorar la imagen del sector. Así lo aseguró recientemente el subgobernador Javier Aríztegui.

Pero, a partir de ahora, las fuentes consultadas señalan que las inyecciones masivas que prepara el Gobierno van a adoptar la forma de capital puro, es decir, cuotas participativas o acciones en aquellos SIP y fusiones que se conviertan en bancos. Eso significa que el Estado renunciará a ganar dinero con los intereses a cambio de hacerse con los derechos políticos derivados de ese capital.

Como estamos hablando de unas inyecciones de un mínimo de 30.000 millones -y que pueden llegar a 80.000 millones-, esos derechos políticos serán mayoritarios en numerosas entidades, especialmente las que tienen un mayor déficit de capital y las que tienen mayores activos problemáticos. Un concepto que incluye morosidad, créditos calificados como subestándar (no han entrado en mora pero probablemente lo harán) y activos inmobiliarios adjudicados, y que el Banco de España ha cifrado en 181.00 millones para el conjunto del sector.

Y si el Estado asume la mayoría de los derechos políticos, los perderán las comunidades autónomas, que han sido las dueñas y señoras de la mayoría de las cajas de ahorros en las últimas décadas. Los ayuntamientos y diputaciones también perderán todo su poder. Una auténtica revolución porque supone una nacionalización de facto de las entidades que puede provocar un enfrentamiento frontal del Gobierno de Zapatero con los barones regionales de su propio partido, del PP y de las formaciones nacionalistas.

Lo que no cambia en realidad es que las cajas convertidas en bancos seguirán bajo la batuta de los políticos, lo que hace prever que seguirán siendo utilizadas como instrumentos para la financiación de actuaciones de carácter pòlítico. Tal vez sería mejor volver a los orígenes y dejar la gestión de las entidades en manos de expertos. Los políticos en todo caso deberían limitar su participación a la supervisión y facilitar la transparencia de  la gestión y de los resultados de las cajas. El problema de las cajas no es tanto tu tamaño, sino más bien su alejamiento del ciudadano y de sus fines que justificaban su creación a mediados y a finales del siglo XIX.