30 noviembre 2008

Teatro moderno en Berlín: Salvando el Mundo

Compañía de teatro Gob Squad:
Valoración: *****
Saving the world - Salvando el mundo

En su última producción, el grupo de artistas Gob Squad emprende una osada y ambiciosa misión: Salvar al mundo. En un retrato fílmico del aquí y ahora, en la plaza berlinesa Mehringplatz, en el distrito de Kreuzberg, se transforma en un microcosmos del mundo entero para renacer de nuevo a la vida más tarde en el teatro en forma de "cine envolvente" como proyección con intervención en vivo de los protagonistas de la obra. Los espectadores, rodeados por la película, miras hacia fuera, hacia la plaza, en el centro del mundo.

Con la ayuda de cámaras posicionadas en forma circular, Gob Squad transforma el espacio público en un escenario, de una forma muy lograda.

Imagina que tienes que salvar al mundo y sólo tienes una película. Los peatones son preguntados para que describan espontáneamente y de primera mano qué hace que el mundo se mueva. A una pareja que pasa, la preguntan qué es el amor, a un hombre de negocios le piden que explique el funcionamiento del dinero, y a otras personas, camino de una fiesta, las preguntan por la libertad.

Sueños, lugares conflictivos, chicle, muerte, amistad, fracaso, salida y puesta del sol... Salvando el Mundo es el acra noé para el siglo XXI que trata de reducir al mundo entero al tamaño de un vídeo. Salvando el Mundo también implica la pregunta de cómo vivir. Gob Squad crea un nuevo espacio utópico lleno de posibilidades, donde las fronteras entre la realidad y la ficción se confunden constantemente. Reduciéndolo todo a un día y un lugar concreto. Gob Squad mira a un presente contradictorio y lo retiene para un futuro incierto.

La acción envolvente de los actores, un escocés, una alemana y una inglesa, vestidos dl estilo de superman (en cada ciudad donde actúan realizan la misma actuación en un lugar céntrico de la ciudad), va incrementando la intesidad de sus mensajes, mensajes transmitidos por los mismos peatones, que pasan en parte sorprendidos, en parte incrédulos, y algunos involucrándose posando, hablando. Se tratan problemas, deseos, preocupaciones y anhelos contidianos, todo de una forma muy humana, muy natural, pero también con muchas emociones, que van llegando al alma, que hacen llorar y reir, pero sobre todo hacen reflexionar. Los tres actores plantean preguntas generales que exponen al espectador, pero también a los transeúntes. Se ve pasar la vida de la gente de la calle, de un día entero en una plaza muy normal de un barrio muy corriente de una gran ciudad como es Berlín.

El final, entre las emociones provocadas por la excelente puesta en escena de los actores, deja una sensación de sobrecogimiento por la sencillez con la que se consigue que el espectador se dé cuenta que en el fondo el mundo sólo lo salvaremos entre todos, cada uno en su pequeña parcela que ocupa, y que en el fondo todos buscamos lo mismo, nos planrteamos los mismos objetivos y que la política en realidad no nos resuelve nada ni se preocupa por nosotros.

No se trata de criticar nada de lo que pasa en el mundo, sino de plantear preguntas, dudas, ideas. Y este objetivo de hacer reflexionar al público se consigue plenamente. La interacción de los actores sobre el escenario con su propia película, planteando preguntas a sí mismos, como si los personajes de la escenificación filmada estuvieran en un lugar del futuro, mientras que los actores se ven a sí mismos desde el presente, da un toque curioso a la obra. Y como ya se explicó hablando sobre el Teatro Hebbel am Ufer, se intenta presentar obras que se salen de lo tradicional del teatro.

La puesta en escena fílmica no deja de ser una obra de teatro, pues vemos lo que ocurre como si transcurriera sobre un escenario, sobre una plaza pública frente a los espectadores.

Los aplausos confirmaron que se trata de una obra lograda, y yo mismo no pude dejar de felicitar al actor principal que antes de comenzar la representación preguntó a nuestro grupo quiénes éramos y de dónde veníamos.

Somos Gob Squad
Bienvenidos a nuestro mundo, construido pensando en vosotros

Gob Squad es un grupo de artistas internacionales, que han estado trabajando conjuntamente en la puesta en escena, la instalación y las artes visuales desde 1994. Con sede en Nottingham, Hamburgo y Berlín, la compañía ha realizado espectáculos en vivo en sitios urbanos como oficinas, casas, tiendas, estaciones de ferrocarril, hoteles, galerías de arte y teatros. La compañía se ha ganado una reputación a través de Europa y América por sus espectáculos cómicos y llenos de energía. Siempre un paso más allá de las tendencias piopulares, Gob Squad no teme jugar y estirar la frontera entre el teatro y el arte utilizando la comicidad para abrir nuevos caminos y líneas de pensamiento.

El trabajo de Gob Squad se caracteriza por un deseo de plasmar la belleza en lo cotidiano. Gob Dquad sitúa la magia casera y el espectáculo junto a la banalidad de la vida diaria. En sus temas tratan la interacción entre la ironía y la sinceridad, lo verdadero y lo falso, el arte y la realidad y el sentido del humor, cuyo objetivo es entretener y provocar. Su trabajo puede ser visto como un examen de la identidad y la necesidad de fantasía para dar sentido a la existencia urbana contemporánea.

La compañía trabaja como grupo artístico utilizando un gran número de herramientas. Como resultado utilizan modos de expresión muy eclécticos que toman la forma de montajes de vídeo, proyectos en Internet, organización de eventos, cine en vivo o espectáculos teatrales. En el corazón de cada proyecto hay una tentativa de crear una experiencia viva que interaccione con el público en diferentes niveles. Más que actuar como espectadores pasivos el público habitual de Gob Squad adopta normalmente un papel activo que crea una relación especial con el trabajo artístico.
After all, things will never be the same again, so let's make history. On a not particularly special day, in a not particularly special place Gob Squad will save the world before it ends. From sunrise to sunset, they will try to get everything they can onto a very very wide screen film. It’s a Noah´s Ark for the 21st Century. Without rewinding or reshooting, the film will condense a day into the length of a video tape, to create a unique portrait of your city for an unknown future.

Idea: Gob Squad - Johanna Freiburg, Sean Patten, Berit Stumpf, Sarah Thom, Bastian Trost y Simon Will
Puesta en escena y desarrollo: Gob Squad con Martin Clausen, Sharon Smith y Laura Tonke
Elenco de Berlín: Sean Patten, Sarah Thom, Laura Tonke, Bastian Trost
Vídeo: Miles Chalcraft, Martin Cooper
Diseño de sonido: Sebastian Bark, Jeff McGrory
Vestidos y equipamiento: Emma Cattell, Kersin Honeit
Asesor de vídeo: Chris Kondek
Director técnico: Susanne Keeves
Dramaturgista y productora ejecutiva: Christina Runge
Dirección: Eva Hartmann
Asistente especial: Sophia Simitzis

Saving The World es una producción de Gob Squad en coproducción con el Teatro Hebbel am Ufer (HAU 2),
Berlin; Kampnagel, Hamburgo; zeitraumexit e.V., Mannheim; y el Fetsival de Viena Wiener Festwochen. Cuenta con fondos del estado federado de Berlín – Cancillería del Senado para Asuntos Culturales y la Consejería de Cultura de la Ciudad Libre y Hanseática de Hamburgo.

29 noviembre 2008

Por la Reconstrucción del Palacio Real de Berlín

Supondría la reparación de la cohesión histórico-cultural de Alemania

"Pienso que no debemos perder el pasado, porque no quiero que el hombre se quede ciego frente a sí mismo y frente al futuro al quedarse ciego e ignorante con respecto a su pasado."


Golo Mann, eminente historiador alemán

El Palacio Real en 1760
(grabado en cobre de Johann David Schleuen)




D
espués de la II Guerra Mundial, en los países que cayeron bajo la ocupación y opresión comunistas - un aspecto que no debe quedar al margen - se cometieron innumerables crímenes no sólo contra la población, sino también contra sus conjuntos histórico-artísticos que simbolizaban el pasado esplendoroso de sus culturas y sus Monarquías. Fue gracias a las Monarquías que el Viejo Continente tenga tanta riqueza cultural y arquitectónica, destacando las ciudades que fueran sedes de Casas Reales y Soberanas por sus conjuntos de palacios, parques y edificaciones al servicio de la Corona y la Corte. Foto: El Palacio Real en 1898

E
n un primer exceso de fanatismo político, en los años inmediatamente posteriores a la Guerra Mundial, las dictaduras comunistas ordenaron en muchos países la demolición de los Palacios Reales y todos los símbolos que pudieran recordar a los antiguos Monarcas y sus Estados, en un intento de borrar del mapa lo imborrable, incapaces al mismo tiempo de sustituir lo destruido por algo equivalente o mejor desde el punto cultural o ideológico.

Así, en ciudades como Berlín, Königsberg o Varsovia, al igual que en todos los territorios orientales de Prusia desde el Memel hasta el Oder, los invasores bolcheviques acabaron con los vestigios del antiguo régimen monárquico que nada tenía que ver con el nacionalsocialismo, a pesar de que, en gran parte, las ruinas que quedaban en pie después de los masivos bombardeos,y muchas veces no se encontraban en tan mal estado para no poder ser salvadas y permitir una rápida reconstrucción. Fotos: Diferentes vistas del Palacio Real: Fachada romántica, fachada principal.

E
l Palacio Real de Berlín, ubicado en el mismo centro histórico y monumental de la capital prusiana y alemana, signo característico de un gran pasado arquitectónico y quizás el Palacio Real era, si no más grande del mundo, uno de los más grandes de más valor arquitectónico, seguía en pie en su mayor parte, no sólo los muros exteriores, y seguía casi intacta una sorprendente cantidad de esculturas y estatuas que no cayeron víctimas de las bombas. Aunque los interiores estaban destruidos por incendios, saqueos y destrucción delibertada por los ocupadores rusos, el edificio en sí quedaba en pie. Sin embargo, tuvo que ser demolido mediante voladura controlada por el odio irracional del entonces dictador y lacayo soviético Ulbricht contra el pasado prusiano para dar lugar a un gigantesco espacio para futuras manifestaciones en masa y desfiles para la demostración de poder militar.

L
a misma suerte corrieron p.e. los edificios históricos de Königsberg y Varsovia. Todas las ciudades ya de por sí desposadas de sus centros históricos, perdieron así su corazón y su alma. Foto: Vista aérea del Palacio Real de 1920, con plano de situación.

E
n Polonia, pronto las autoridades se arrepintieron de sus atrocidades cometidas contra la cultura y la historia de su país, y comenzaron a reconstruir sus centros históricos, incluido el Palacio Real de Varsovia. En Danzig, antigua Ciudad Hanseática libre de nacionalidad alemana, también se reconstruyó el casco antiguo con importantes ayudas económicas y técnicas procedentes de Alemania.

E
n Rusia, tras la toma del poder por los bolcheviques, a nadie se le ocurrió derribar los palacios de la Rusia imperial, y hoy habitan en ellos con más lujo que nunca los gobernantes de turno de este gigantesco país. Los rusos recriminaron a las autoridades germano- orientales la demolición del Palacio Real de Berlín por considerarlo incluso ellos una barbaridad. Foto: Fachada romántica en 1901.

En la actualidad -aún hoy y tras el acuerdo de la Dieta Federal (Bundestag) de reconstruir el palacio-, la discusión sobre la reconstrucción o no del Palacio Real de Berlín levanta gran revuelo en la opinión pública alemana, especialmente debido a la oposición de sectores de la izquierda y extrema izquierda que quieren negar a Alemania algo que a ningún otro país de Europa se le ocurriría poner en duda: la recuperación no sólo de un centro histórico- artístico destruido por la Guerra Mundial y el régimen dictatorial en el Este de Alemania, sino también la recuperación de la cohesión histórica de un pueblo dividido demasiado tiempo y carente hoy de un sano entendimiento de su nacionalidad e historia. Foto: Fachada romántica tras la voladura el 04-11-1950.

Después de más de dos generaciones desde la guerra no se puede seguir exigiendo que, por una parte, asuman y paguen de forma ilimitada por la responsabilidad histórica nacida de esa guerra por la que no pueden ser responsables, y que, por otra parte, y para mantener vivo esta consciencia de culpabilidad, se promueva el desmontaje del pasado también mediante una interpretación tendenciosa de la historia.

Si se puede aprender de los errores cometidos en el pasado, la demolición del Palacio Real de Berlín - un barbarismo cultural sin precedentes - es un llamamiento a la responsabilidad y el respeto por el legado histórico que todos compartimos.

L
a reconstrucción del Palacio Real de Berlín devolvería al centro monumental de esta ciudad su armonía, donde todos los demás edificios fueron proyectados de tal forma que estuvieran en conexión directa con el Palacio Real, centro neurálgico del antiguo Reino de Prusia. Sería también la reparación de los daños causados al arte y la arquitectura, pues fue la obra maestra del escultor y arquitecto Andrés Schlüter.

Existen todos los planos del Palacio Real y gran número de esculturas, frescos y otros elementos artísticos y constructivos esparcidos por los alrededores de Berlín. En la actualidad, una asociación privada promovida por personalidades del mundo de la cultura, del arte y de la economía se ocupa de la recolección de dichos elementos para que puedan ser aprovechados en caso de decidirse finalmente la reconstrucción del Palacio Real.

No tienen sentido las argumentaciones de que hoy día no se pueda recuperar lo que está perdido, y que habría que adaptar la nueva construcción a los avances de la arquitectura moderna. ¿Se imaginan que en lugar del Palacio Real de Madrid se construyera un engendro de la arquitectura moderna mezclados con elementos residuales de antes? No se conoce a ninguna capital europea donde se discuta si el Palacio Real es un monumento acorde con los tiempos modernos o no. Un Palacio Real, al fin y al cabo, no simboliza la opresión por una dictadura, sino es testigo de la historia del país forjada por sus antiguos monarcas. La Monarquía no simboliza, desde luego, a ningún régimen detestable, y mucho menos los monumentos que hizo construir. Que devuelvan a Berlín lo que todas las capitales tienen sin sufrir remordimientos o complejos: su Palacio Real. También Berlín merece volver a tener su centro histórico. Tal vez ayudaría a que los alemanes reecontrasen su antiguo camino de prosperidad, estabilidad emocional y cohesión que tenían en tiempos de Guillermo I, cuando todos amaban a su soberano y a su país. La falta de claros puntos de referencia, el desconocimiento de la propia y no falsificada historia y la ausencia de un estilo de vida propio y seguro son el comienzo del tercermundismo. Foto: El final del apocalipsis cultural bolchevique 30-12-1950.

E
l "Socialismo Real", es decir, la dictadura bolchevique, con la desmoralización del pueblo mediante la supresión de la libertad de expresión, el espionaje, la corrupción, el infra- abastecimiento de la explotada "clase trabajadora" con alimentos y viviendas dignas, etc., no han podido demostrar de ninguna manera que hayan sido más "paradisíacos" que la responsablemente gobernada Monarquía prusiana. Fotos: El Palacio Real en 1924 y el engendro bolchevique del palacio de la república en mayo de 1976, por fin demolido, quie estaba contaminado de amianto (¡viva la progresía!)


A continuación siguen tres álbumes con fotos del Palacio Real antes de la guerra, después de la guerra y durante su voladura por los comunistas germano-orientales, liderados por su máximo criminal Ulbricht. Hoy en día (¡quién lo iba a pensar!), Ulbricht es imitado por los nuevos bolcheviques que desgobiernan Berlín, Wowereit, el pésimo alcalde gobernador de Berlín (SPD) y sus socios de coalición del partido comunista sucesor del SED de Ulbricht, eufemísticamente denominado La Izquierda, que recientemente impusieron el cierre definitivo del Aeropuerto Central de Tempelhof, al que les gustaría dar el mismo destino que dieron en su día sus camaradas al Palacio Real.


Ulbricht y Wowereit, dos bolcheviques, una misma causa.










El Palacio Real antes de la guerra





El Palacio Real después de la guerra




La voladura del Palacio Real
o la consumación del crimen






Exposición: "El Palacio para Berlín"

El 15 de abril 1994 se inauguró en Berlín una segunda exposición sobre el antiguo "Palacio Real de la Ciudad" de Berlín.

La exposición duró hasta el 18 de septiembre de 1994 y tuvo como principal atractivo el montaje único de una simulación de lo que significaría el Palacio en su antiguo emplazamiento visto desde la Plaza de Alejandro.

La primera exposición (más de 120.000 visitantes de junio a octubre de 1993) y la simulación (millones de personas la fueron a ver) tuvieron gran eco el año anterior. Se consiguió desmontar todos los argumentos en contra de la reconstrucción, reduciéndose el debate a cuestiones puramente ideológicos y políticos.

Una vez desmontados los andamios y las lonas (que fueron subastadas por Sothebys), quedó una exposición permanente en el lugar donde se han excavado fundamentos del Palacio Real, a la espera de la decisión definitiva del gobierno alemán, que finalmente fue tomada por la cámara Baja de la Dieta Federal, aunque las consecuencias de dicha decisión no parecen hacerse realidad.


28 noviembre 2008

Berlín y sus teatros (II): Hebbel am Ufer (HAU)

Otro teatro, esta vez de titularidad municipal y subvencionado, es Hebbel am Ufer (Hebbel en la Orilla), ubicado en el distrito berlinés de Kreuzberg, el distrito con mayor densidad de población turca de la ciudad. Bajo este nombre se han unido tres salas: El Teatro Hebbel (Hebbel-Theater, HAU 1), el Teatro en la Orilla de Halle (Theater am Halleschen Ufer, HAU 2) y el Teatro en la Orilla (Theater am Ufer, HAU 3). Este grupo de teatros se iinauguró en octubre de 2003 con el festival "Arte y Crimen". El triángulo teatral se aniciaba entonces bajo la dirección de Matthias Lilienthal, durante años colaborador y cabeza pensante de Frabk Castorf en el teatro Volksbühne, en Berlín oriental, con gesto combatiente y puño alzado. "HAU significa en alemán "pega", imperativo del verbo "hauen" (pegar). Conociendo a Lilienthal, toda una declaración de intenciones.

Lilienthal, que afirma estar harto de tanta "caca de teatro" (Theaterkacke) y que prefiere concentrarse ahora en la "caca de la realidad" (Realitätskacke), concibe las tres casas de su conjunto teatral HAU 1, 2, 3 como gran experimento, acercándose paulatinamente a terrenos no teatrales. Con una energía fuera de lo común, un presupuesto de producción que antes estaba destinado a sólo uno de los tres espacios escénicos y un exiguo equipo de 24 personas (20 de ellas procedentes del Hebbel-Theater, Lilienthal ha logrado en poco tiempo revitalizar una de las zonas más muertas de la ciudad. En su primera temporada presentó 335 funciones en 118 proyectos y producciones independientes e internacionales, así como dos nuevos festivales.

Antes de que Lilienthal declarara los escenarios del combinado teatral como una "plataforma abierta" o, lo que es lo mismo, como "un espacio vacío que se puede llenar de diversas formas", las tres salas tenían un contenido bien distinto. Al igual que antaño el Teatro Hebbel, HAU 1 había sido uno de los espacios de exhibición de más proyección internacional. De 1989 a 2003, su directora artística, Nele Hertling, fomentó una red flexible que colaboraba y coproducía con instituciones como la Fundación Felix Meritis de Amsterdam, la Szene Salzburg o el Kaaitheater en Bruselas, e impulsaba el intercambio con artistas como Laurie Anderson, el Wooster Group, Meredith Monk, Ricardo Bartin o Richard Forman.

Otra sala con una gran historia es el Theater am Halleschen Ufer (HAU 2), que fue la primera sede de la Schaubühne de Peter Stein. En él se cosecharon sus primeros triunfos actores de la talla de Bruno Ganz, Otto Sander, Jutta Lampe o Edith Clever. Durante los años ochenta y noventa y bajo la dirección de Zebu Kluth, el Teatro en la Orilla de Halle se convirtió en un escenario para grupos independientes, impulsando especialmente la dazna contemporánea.

El tercer espacio escénico, el Theater am Ufer, fue la sede del Teatr Kreatur del director polaco Andrej Woron, uno de los maestros de la escena independiente y cuyas producciones girron por todo el mundo.

La idea de juntar los tres teatros tiene su origen en la Consejería de Cultura del Senado de Berlín (gobierno del estado federado de Berlín). Mientras buscaban un sucesor digno para el Teatro Hebbel, se dieron cuenta que las otras dos salas en las inmediaciones seguían a la deriva y sin concepto claro, visiblemente dañadas por la creciente expectación que causaban las nuevas salas alternativas ubicadas en la parte oriental de la ciudad. De este modo, la nueva estructura de HAU 1, 2, 3 debía disponer de una sola dirección artística. Eso sí, la subvención existente debía repartirse a partir de entonces entre las tres salas, lo que significaba muy poco dinero para un teatro municipal alemán, pero muchísimo para un teatro independiente. (En Alemania existen básicamente tres tipos de teatro: teatros nacionales o estatales, teatros municipales y teatros privados).

A Lilienthal le interesa sobre todo abrir las salas a un público joven (teniendo en cuenta que en Berlín viven unos 130.000 estudiantes universitarios y 45.000 académicos), mientras afirma que "Berlín esbásicamente subcultura, aquí no existe la clásica clase burguesa. Hoy en día el teatro debe hacerse sin miramientos ni convencionalismos, debe abrirse a la aceleración del tiempo y a los cambios sociales. Hay que probar otras estéticas y otros contenidos. Hay que describir desde una perspectiva fría, casi científica, lo que ocurre en nuestra sociedad." En otras palabras: Lilienthal quiere construir en este distrito berlinés de Kreuzberg un laboratorio teatral, donde se pueda experimentar con lo que ocurre realmente.

Bajo el lema "Mach was draus" (haz algo con ello) ha decidido abrir sus escenarios a una gran cantidad de grupos independientes, artistas berlineses y directores extranjeros invitados Su muy citada "búsqueda histérica de la realidad" o su deseo de mantener el caos en las tres salas al menos durante los tres primeros años también son programa: Cuantas más producciones se hagan, menos presión recae sobre cada una de ellas y más grande es la libertad de creación y experimentación. Lilienthal pone a disposición espacio, técnica y los (pocos) medios que están a su alcance. Lo que funciona sigue adelante, lo que no, pues fuera. No todos soportan tantyo estrés.

A Matthias Lilienthal le encantan las acciones y las palabras, por ejemplo "a mi me motivan unas aventureras ganas de realidad". La ubicación del conjunto HAU 1, 2, 3 en Kreuzberg, un distrito de artistas, okupas e inmigrantes, ha inspirado el inicio de una serie de proyectos fuera de los teatros. El proyecto "X Viviendas", que pretendía reflejar el hecho de que "cada casa es un escenario", introdujo a los espectadores de dos en dos en casas privadas, donde artistas alemanes y extranjeros manipulaban la realidad con sus puestas en escena. La coreógrafa argentina afincada en Berlín Constanza Macras realizó "Scratch Neukölln" con niños polacos, libaneses y serbios. En el proyecto "100 Por Cien Berlín", cien personas seleccionadas según su edad, género, distrito, estado social y ascendencia, reprodujeron la estadística de la población berlinesa de mano del trío de directores Rimini Protokoll.

El conjunto del HAU representa, por tanto, algunas de las megatendencias teatrales del momento: Es interdisciplinar, no sólo en el sentido de que aquí se fusionan de manera espectacular teatro de texto, danza, música y artes visuales, sino también en el sentido de que aquí se intentan transgredir continuamente los límites del propio arte teatral, con el objetivo de enriquecer a éste. El resultado es un teatro ubicado en su tiempo y cercano a la gente.

Fuente principal: Programa de la Red Española de Teatros. Fotos: HAU.


27 noviembre 2008

Trigésimo tercer aniversario de la Coronación de S.M. el Rey

Hoy (27-N) hace treinta y tres años se celebró en la Iglesia de San Jerónimo el Real la solemne ceremonia de entronización del nuevo Rey de España, oficiada por el entonces presidente de la Conferencia Episcopal Cardenal Vicente Enrique y Tarancón, cinco días después de la Proclamación de Don Juan Carlos I como Rey de España ante las Cortes Generales.

En la homilía de la coronación pronunciada por el cardenal, Tarancón ya adelantó la ruptura con el franquismo y el comienzo de una nueva época democrática. Sus palabras fueron reforzadas después por S.M. el Rey durante el almuerzo ofrecido a los altos dignatarios que habían acudido a Madrid para asistir a la ceremonia.

Que la izquierda se atreva a acusar al Rey de ser un reducto del franquismo a eliminar no es sino una demostración de lo poco que sabe o quiere saber de la historia. El día de la consagración de la Corona quedó más claro que nunca que la España de Don Juan Carlos I sería muy diferente a la que acabó con el fallecimiento del Generalísimo.

El consenso y sentido común que se desprendían tanto de la homilía de Tarancón como de las palabras pronunciadas posteriormente por S.M. el Rey lamentablemente son vilipendiados por el actual gobierno de Zapatero y sus aliados separatistas catalanes, vascos y gallegos. No estaría mal que se volvieran a leer los discursos de hace 33 años para tener presente lo que ha sido el buen hacer del Rey y de los políticos de entonces.

Al contrario de muchas otras Monarquías, en España el Rey no es coronado, aunque se viene a denominar la celebración de la consagración de la Corona como "coronación". La actual corona real data de tiempos del Rey Carlos III y tiene un valor meramente simbólico, ya que por su tamaño sería también imposible ceñirla sin más.

¡Por España, todo por España!

¡Viva España! ¡Viva el Rey!

24 noviembre 2008

Berlín y sus teatros (I): Radialsystem V

Hoy voy a comenzar una serie sobre el mundo de los teatros de Berlín, la antigua capital del Reino de Prusia y actual capital federal de Alemania.

Aunque a simple vista no lo parece, al conocer un poco más a fondo la escena cultural berlinesa se podría decir que está volviendo a tener una oferta cultural con visos de ser la más diversa y plural de Europa, después del período del impás que sufrió la ciudad tras la llegada al poder de los nacionalsocialistas en 1933 y la posterior división de la ciudad durante 40 años, pues ya a finales de los años veinte y principios de los años treinta Berlín se había posicionado como una ciudad puntera en todo tipo de tendencias culturales.

Al ver el mundo de los teatros berlineses por dentro, gracias a un viaje de trabajo muy interesante, la ciudad se percibe de una forma diferente desde el punto de vista cultural y escénico.

Para expresar este nuevo aire cultural de la ciudad, voy a comenzar por un teatro atípico por moderno e innovador, que se sale de lo habitual al ser privado y no contar con subvenciones públicas: El Radialsystem V.

Este espacio escénico fue inaugurado en 2006 por uno de los gestores culturales más emprendedores e ingeniosos de Berlín, Jochen Sandig (después de su marcha del teatro Schaubühne, junto a la coreógrafa alemana Sasha Waltz) y por Folkert Uhde, gestor de la Academia de Música Antigua de Berlín (Akademie für Alte Musik Berlin).

El origen de este enlace inusual de danza contemporánea y música antigua está en la ópera "Dido & Aeneas", de Henry Purcell, con coreografía de Sasha Waltz, que -al no encontrar patrocinador alguno- se realizó como coproducción entre la propia compañía Sasha Waltz & Guests y la Academia de Música Antigua de Berlín, cosechando grandes éxitos por todo el mundo. Sandig, que ya hacía tiempo que andaba merodeando por el este de Berlín en busca de un espacio vacío que sirviera de nuevo contenedor cultural para un ambicioso proyecto, se topó por fin con el Radialsystem V.

El nombre de este edificio de más de cien años de antigüedad situado a orillas del río Spree se debe a que servía en su día como estación de bombeo de aguas residuales (que se bombeaban a los antiguos campos de irrigación para la depuración en las afueras de la ciudad), un sistema radial que abarcaba a toda la ciudad. Este sistema de irradiación también queda así como sinónimo para un proyecto cultural que pretende difundir el arte escénico en todas las direcciones, de modo que Radialsystem V atrae tanto a artistas como a públicos hacia su esfera, a la vez que alcanza a ambos grupos más allá de los límites de la ciudad.

Lo que es clave de este centro escénico es su afán de diálogo. Con sus 3.000 metros cuadrados de superficie total se convierte en un espacio cultural para danza contemporánea, música antigua, conciertos, producciones musicales y conocimiento en materia de política, economía, ciencia y medios de comunicación y donde la creación y el performance conviven con conferencias, semniarios y talleres.

El arquitecto Gerhard Spangenberg fue el encargado de la reconstrucción de este edificio abandonado durante la ocupación soviética, que duró hasta 1989, situado justo en un punto del antiguo muro que separada la zona de ocupación soviética de Berlín de la parte occidental de la ciudad. Dicho arquitecto convirtió el edificio de la vieja estación de bombeo en un espacio cultural de vidrio, hierro y acero. Dos salas de teatro enormes, de 600 y 400 metros cuadrados, respectivamente, tres estudios, un café, oficinas, una terraza de 400 metros cuadrados que hace también de estudio de ensayos para danza, y una zona de terrazas ajardinadas en la orilla del río forman el conjunto de Radialsystem V.

La espectacular transformación del edificio industrial en un espacio cultural, financiada por un inversor privado, la Telamon Vermögensverwaltung oHG, ha costado 8 millones de euros. Por otra parte, la sociedad limitada Radialsystem V GmbH, entre cuyos socios se encuentran Sandig, Uhde y un tercer socio, el banquero Tilman Harckensee, firmó un contrato de alquiler por veinte años.

"Somos parte de una red internacional", subrayan Sandig y Uhde. Sin esta simbiosis entre arte y capital, entre uso cultural y comercial, la programación del Radialsystem V no sería viable. El centro no recibe subvención alguna, muy al contrario de lo que ocurre con la mayoría de las salas de Berlín. El dinero proviene principalmente del alquiler de espacios, tanto por parte de las compañías residentes como Sasha Waltz & Guests o la Academia de Música Antigua, como por parte de empresas como Siemens que organizan aquí eventos y reuniones.

Esta cercanía entre cultura y capital es especialmente llamativa si tenemos en cuenta que Jochen Sandig fue uno de los fundadores del emblemático edficio Tacheles, situado en en Distrito Centro de Berlín y ocupado por artistas en 1990, así como de la sala independiente Sophiensäle en 1996, de donde pasó -siempre en compañía de Sasha Waltz- al teatro subvencionado de la Schaubühne, para volver finalmente al teatro más privado: el Radialsystem V. Actualmente, este nuevo teatro es considerado un "milagro necesario" en una ciudad endeudada hasta las cejas y gestionada malamente por un alcalde que cierra instalaciones rentables para tener que vivir de instalaciones insuficientes. Las compañías que quieran presentar una obra en este teatro pagan por el uso de las instalaciones y se tienen que buscar su propia financiación, aunque cuentan con el apoyo técnico del Radialsystem V.

El Radialsystem V es un lugar que todo visitante de Berlín debería incluir en su agenda. Las obras de teatro moderno superan en calidad a aquellas que se presentan en salas subvencionadas y garantizan que las disfrute incluso quien no es amante del teatro moderno.





Teatro moderno en Berlín: A pesar de conocerte

La compañía Nico and the Navigators:

A pesar de conocerte - Obwohl ich dich kenne
Enemigos inteligentes y medias naranjas
Una obra sobre la amistad
Valoración: *****
Esta producción entre la compañía de teatro Nico and the Navigators y Kampnagel de Hamburgo se realizó en coproducción con el Teatro Internacional de Figuras del Festival de Erlangen, el Festival de Marsella, el Gran Teatro de Groningen y el Festival Inteatro de Polverigi. Cuenta con ayudas del estado federado de Berlín, el Fondo de Artes Escénicas y la Fundación Rusch, así como con la cooperación de Sophiensäle y el Radialsystem V.

Desde hace 10 años, la compañía de teatro independiente Nico and the Navigators está presente con su trabajo en toda Europa. Las obras se desarrollan mediante improvisación instruida. Con su firma característica, esta compañía internacional se dedica a analizar losm patrones del comportamiento humano que se vuelven a repertir siempre de nuevo. A pesar de conocerte es la más reciente obra de menor tamaño con la que el grupo realiza una gira por Europa antes de atreverse a dar el siguiente paso con orquesta y canto en un escenario de ópera.

En esta obra, de una escenificación excelente por su innovación y creatividad a pesar de ser muy austera, Nico and the Navigators cuentan de las conjuras amistosas y las relaciones forzadas elegidas por los propios amigos.

La historia es contada por cuatro caracteres de cuatro naciones, en cuatro idiomas. El diálogo es apoyado por un violín y un teclado. represenmtan la lucha interminable para despertar el interés de los otros o mantenerlo vivo. ¿Cómo surge la amistad, qué es lo que la mantiene viva? La amabilidad o el amor ¿hacen que la amistad se convierta en algo hipócrita? ¿Resulta que al final es mejor tener a un amigo inteligente que a un amigo estúpido? Para la investigación sobre eln tema se utlizaron tanto la correspondencia entre Nietzsche y Wagner como la mantenida entre Schiller y Goethe.

Los diálogos más bien son monólogos. Cada personaje de la historia cuenta sus propios puntos de vista, sus inquietudes, sus preocupaciones y sus tormentos. Aunque con evidentes toques de humor, no se trata de provocar lan risa del público, sino de hacer reflexionar sobre estas situaciones de la vida por las que todos hemos pasado y pasamos alguna vez. Sólo provoca la risa en los que no entienden realmente la obra (que los hay) y que la confunden con el club de la comedia, lo que también demuestra el nivel de degradación de la cultura al que ha llegado la sociedad actual a causa de la manipulación de las mentes y del comportamiento llevada a cabo por la televisión.

Los cuatro personajes hablan alemán mezclado con bávaro, italiano, inglés y japonés. Sus monólogos reflejan sus estados de ánimo, a veces son ininteligibles por inconexos, pero perfectamente comprensibles en su contexto. La música apoya la comprensión de los estados de ánimo y cubre los intervalos de la representación basada más en gestos, gesticulación y movimiento que en texto. Las partes en italiano cuentan con subtitulación en alemán.

Lo que viene a expresar el uso de diferentes idiomas -que por otra parte facilita la universalidad de la obra y su escenificabilidad para públicos de diferentes países- es también la incomunicación que existe a veces entre los hombres, sus diferentes mentalidades y formas de pensar.

La historia gira alrededor de dos amigos (en este caso un alemán y un italiano) cuya amistad entra en crisis. El alemán se siente incomprendido, desatendido por su amigo, al que reprocha su superficialidad y su vivir al día, mientras que el amigo filosofa sobre lo que es esa relación de amistad, de una forma más introvertida. no siendo tan superficiel como le ve su amigo. El alemán es más bruto, más campechano, y así en sus ataques de enfado usa un bávaro inconexo, sin sentido, como expresión de su estado de ánimos revueltos, pero que tampoco significan un enfado real, porque la amistad que siente por su amigo es más fuerte que el deseo de pelea. Su amigo, el italiano, es más astuto, más fino, más inteligente, actúa de forma meditada y reflexiona más en profundidad, y en cierto modo hace una patomima en ambos sentidos de la palabra que resulta divertida y demuestra que juega con los sentimientos de su amigo al saber que sufre, pero se hace la víctima para causar sentimientos de culpabilidad en su amigo. Son de alguna manera las diferencias que se atraen.

En todo esto aparece, ya muy al principio del desencuentro entre los dos amigos, un inglés, puntilloso, cursí, que intenta aprovecharse de la situación para ganar la amistad del alemán. Su inglés exagerado tiene un toque cómico, pero a la vez triste y patético. El inglés parece no tener sentimientos, no sabe expresarlos, y sus acercamientos al alemán son tan artificiales como infructuosos, no llega nunca a establecer una relación amistosa con el alemán, que a su vez está preocupado todo el tiempo por su relación con el italiano. Otro aspecto patético-cómico del personaje inglés es que deja tarjeta sde visita y lleva siempre una carpeta con la que gestiona sus relaciones, algo que más tarde es ridiculizado por los otros personajes.

En medio de este tira y afloja entre los dos amigos y el inglés aparece una japonesa, realizando una especie de danza y que se parece a un torbellino. También ella deja tarjetas de visita, pero su finalidad parece muy diferente. Habla sólo consigo misma, aunque a veces parece hablar con los demás. Aparece despegada de los demás, no quiere realmente establecer ninguna relación de ningún tipo ni intercambiar ideas. En el fondo sufre en su soledad, que intenta superar con su carácter exageradamente alegre y frívolo.

Al final, parece que todo vuelve a normalizarse. Los amigos se quieren realmente, pero pasan por estos trances de desencuentro. Los personajes externos no logran alterar esta situación más allá de una forma efímera y se encuentran ante sus propios fracasos de socialización.

Una obra que en resumen se puede calificar de excelente, muy lograda, entretenida, pero a lavez muy profunda. Pienso que no sobra nada ni falta nada. La escenificación entre diseño de la decoración versátil (se cambia la configuración de los elementos con facilidad y elegancia sirviendo perfectamente a lo que se quiere y se necesita escenificar) e iluminación, como también la música (los dos músicos quedan integrados en la imagen general apostados en un lateral) hace que estéticamente resulte ser una obra agradable, algo poco habitual en el teatro moderno, y en esto consiste, seguramente, el planteamiento del Radialsystem V al ser un teatro privado de calidad.


De Madrid al Cielo

La puesta del sol vista entre y alrededor de las cuatro nuevas torres en el punto más elevado de Madrid, ahora parcialmente accesibles. Por ahora sólo la primera redondeada está funcionando, las otras aún están en obra en el interior. Fotos: (C) Atreides


23 noviembre 2008

Éxito de la convocatoria de Ciudadanos ante la sede del CAC

POR LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN: ¡NO A LA CENSURA!

La manifestación de Ciudadanos - Partido de la Ciudadanía ante la sede del CAC (Consejo de lo Audiovisual de Cataluña, organismo censor propio de una dictadura) ha sido un rotundo éxito. C's reunió a miles de personas ante el CAC para protestar contra la censura política.

Más
de 3.000 personas secudaron la convocatoria del pasado sábado (22 de noviembre de 2008) de Ciudadanos -Partido de la Ciudadanía frente a la sede del CAC para protestar por la adjudicación de licencias de radio en Cataluña.

Aunque inicialmente las fuerzas de seguridad no preveían cortar el tráfico de la calle Entenza, tal y como había solicitado C's, finalmente se han visto obligados a ello. Los manifestantes han cortado el tráfico de la calle Entença de la capital catalana. La protesta ha acabado con una batucada festiva en plena calle.

Jordi Cañas, portavoz de C's, ha realizado la lectura de
un manifiesto que denuciaba la limpieza mediática y la presión de política que desde la Generalitat se consuma en el propio CAC, y ha recordado que un consejero del CAC cobra 130.000 euros anuales.



En su discurso, Albert Rivera recordó al PSC y sus socios de gobierno que los catalanes no somos súbditos, sino ciudadanos, y ha reclamado el derecho de cualquier catalán a escuchar cualquier radio, independientemente de su ideología.

- Noticias que recogen el acto de Ciudadanos: El Mundo, Soitu, Libertad Digital, Abc, Avui y Periodista Digital


22 noviembre 2008

Trigesimo tercer aniversario de la Proclamación de S.M. el Rey

¡Viva el Rey!

Hoy celebramos el trigésimo tercer aniversario de la Proclamación de S.M. el Rey. Un aniversario que debería resaltar la gran importancia que tuvo aquel momento para toda España y el giro hacia la democracia tras casi 40 años de dictadura militar. S.M. el Rey estuvo ante un gran reto, a la vez que ante una gran incertidumbre, porque eran muchos los detractores de la restauración monárquica, sobre todo por parte de la izquierda, que tanto entonces como hoy gustaría volver a las andadas sanguinarias de la segunda república y no supera el trance de una restauración monárquica y democrática dirigida por un hábil Rey puesto por un dictador tras un interregno de 44 años. Nada consiguió la izquierda, el mérito es enterito de S.M. el Rey.

Lo que faltaba ese día 22 de noviembre de 1975 fue restablecer la legitimidad dinástica, ya que al augusto padre del Rey, Don Juan (III) de Borbón, Conde de Barcelona, Franco negó el derecho de acceder al Trono por las claras diferencias que ambos mantenían respecto del rumbo democrático que debía tomar España, por lo que Don Juan no tuvo más remedio que aceptar la decisión autocrática del dictador de nombrar a Don Juan Carlos sucesor a título de rey. Con la posterior renuncia de Don Juan el 14 de mayo de 1977 a sus derechos dinásticos a favor de su hijo el Rey, se restableció formalmente la legitimidad histórica del Rey como descendiente directo de los Reyes Católicos, enlazando con Don Alfonso XIII.

Felicito a S.M. el Rey por estos 33 años de feliz Reinado y Le deseo que pueda cumplir muchos más antes de que sea sucedido por su Augusto Hijo, S.A.R. Don Felipe Príncipe de Asturias. Es importante resaltar la importancia de la Monarquía, que los grupos extremistas nacionalistas y separatistas de algunas autonomías españolas, especialmente la de Cataluña, siguen atacando cada año cuando se celebran las fiestas autonómicas.

La Corona es la única institución capaz de enlazar la España actual con su larga historia y unir a todos los españoles bajo el manto protector de la Monarquía, garantía de estabilidad, democracia, progreso y unidad nacional.


¡Viva el Rey! ¡Viva España!